Presidente de México viaja a China pese a crisis política que atraviesa su país

TensiónAmnistía Internacional reprochó al Presidente que su viaje demuestra poco interés en enfrentar grave situación en México

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, llegó este lunes a la cumbre de la del Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC) en China, dejando atrás un país conmocionado por la matanza de 43 estudiantes desaparecidos y un nuevo escándalo que sacude a su esposa por la aparente compra de una mansión.

Peña Nieto se enfrenta a la peor crisis desde que en 2012 asumió la presidencia a raíz de la desaparición de 43 estudiantes en la noche del 26 de septiembre en la localidad de Iguala, en el Estado de Guerrero, tras ser brutalmente atacados por policías locales y entregados a sicarios que los habrían asesinado, incinerado y arrojado los restos a un río.

El mandatario justificó durante una escala técnica en Alaska (Estados Unidos) su decisión de viajar al asegurar que sería una "irresponsabilidad" no estar en un evento como la APEC, que representa al 40% de la población mundial, más de la mitad del PIB mundial y casi la mitad del comercio del planeta.

Pero arrecian las críticas por este viaje, en un México azotado por la violencia vinculada a la droga y el crimen organizado que prosperan amparados por la impunidad.

Incluso Amnistía Internacional reprochó al presidente que su viaje demuestra "poco interés en hacer frente a la grave situación de derechos humanos en México".

Peña Nieto viajó acompañado por la primera dama, Angélica Rivera, y participará durante dos días en una cumbre de mandatarios y representantes de los 21 integrantes de APEC, que encadenará con una visita de Estado a China.

Durante su viaje, Peña Nieto se ha visto también sorprendido por un escándalo destapado por la prensa que asegura que su esposa compró una lujosa mansión en 2012, valorada en siete millones de dólares, a una empresa mexicana asociada precisamente al grupo chino que ganó la licitación.

La oficina de Peña Nieto reaccionó al reporte recalcando que la vivienda fue adquirida únicamente por la primera dama, una popular exactriz de telenovelas.