Ticos en áreas rurales tienen acceso limitado a servicios oftalmológicos, critica experto internacional

Desigualdad​80% de los oftalmólogos y optometristas atienden en la Gran Área Metropolitana


Los costarricenses que viven fuera del Gran Área Metropolitana (GAM) tienen acceso limitado a los servicios públicos y privados de salud visual, dado que el 80 por ciento de los oftalmólogos atienden en la GAM.

La crítica la lanzó el optometrista Juan Carlos Aragón, presidente de Optometry Giving Sight, única iniciativa de recaudación de fondos a escala mundial para prevenir la ceguera, durante un congreso en el Día Mundial de la Visión.

PRESIDENTE DE OPTOMETRY GIVING SIGHT, JUAN CARLOS ARAGÓN

Para combatir esa desigualdad, Aragón propuso ampliar la cobertura de los servicios de salud visual de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) y procurar una mejor distribución del recurso humano (oftalmólogos y optometristas) en todo el territorio nacional.


PRESIDENTE DE OPTOMETRY GIVING SIGHT, JUAN CARLOS ARAGÓN

La importancia de extender el acceso a exámenes de la vista y tratamientos visuales se debe, primordialmente, a que el 80 por ciento de las causas de ceguera son prevenibles; es decir, que con una adecuada atención de salud, la mayoría de las personas que hoy padecen una discapacidad visual tendrían una mejor calidad de vida, afirmó el especialista.


El presidente del Patronato Nacional de Ciegos (Panaci), Francisco Rodríguez, está de acuerdo con las criticas de Aragón y afirmó que el país tiene una gran deuda con las personas no videntes, que en Costa Rica suman 251 mil.

presidente de panaci, francisco rodríguez

Este desigualdad entre áreas urbanas y rurales se repite alrededor del mundo, afirmó el presidente de Optometry Giving Sight. "El 42% de los 285 millones de personas no videntes o con discapacidad visual lo son porque no tienen acceso a un simple examen de la vista", precisó Aragón.

Otro 33 por ciento de la población ciega o con discapacidad visual, lo es a causa de cataratas que podrían ser corregidas con una operación, y el restante 25 por ciento padece glaucoma, retinitis u otro mal. Menos del 20% de la población con problemas visuales sufre degeneraciones irreversibles.