Víctimas de matonismo tienen más riesgo de sufrir de depresión y ansiedad

#puravida El MEP registró 229 casos de acoso escolar durante 2014

Menores de edad que son víctimas de matonismo o acoso escolar tienen más posibilidades de desarrollar a lo largo de sus vidas ansiedad y depresión.

Así lo aseguran expertos en psicología y lo avala un reciente estudio ciéntifico llamado Los riesgos relativos de depresión entre las víctimas de matonismo y ciber-matonismco escolar, cuya elaboración estuvo a cargo del LIJ Medical Center de Nueva York, Estados Unidos.

La psicóloga y presidenta de la Comisión de Cooperación de la UNESCO para Costa Rica, Rocío Solís, respalda los hallazgos de la investigación y afirma que el acoso escolar deja secuelas psicológicas enormes en sus víctimas, que van desde la depresión hasta el suicidio.

Estos menores de edad atraviesan por mucho dolor que detona posteriormente de diversas maneras, explicó Solís.

psicóloga rocío solís

Los especialistas sostienen que para neutralizar los efectos del bullying padres de familia y docentes deben estar atentos para abordar la situación a tiempo.

Es importante darle al niño estrategias de resolución para que pueda enfrentar este difícil momento, agregó la coordinadora Nacional de Psicología de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), Martha Vindas.

Durante el 2014, el Ministerio de Educación Pública (MEP) recibió 229 denuncias de acoso escolar, 19 más que el año anterior.

Vida estudiantil

Los primeros en identificar una situación de matonismo o acoso son las autoridades escolares. Uno de los primeros síntomas es que el menor se rehuse a asistir a la escuela o el colegio.

Este es un parámetro de alerta para los padres de familia, advierten las psicólogas, quienes recomiendan que es necesario asistir al centro educativo para investigar cómo es el entorno del menor.

Además, cambios en el rendimiento escolar, los patrones alimenticios, alteraciones en el sueño y conductas de aislamiento son otras de las señales que presentan los menores.

Todos somos responsables de detectar y denunciar para poder tener niños sanos y, por consiguiente, adultos psicológicamente estables, concluyó Vindas.

psicóloga de la ccss, martha vindas

Si desea poner en evidencia un caso de acoso escolar, puede comunicarse con la Contraloría de Derechos Estudiantiles del Ministerio de Educación Pública (MEP) al teléfono 22-56-70-11, extensión 2300, o al correo electrónico derechosestudiantiles@mep.go.cr.