Ampliación de vía Barranca-Cañas requiere más de 300 expropiaciones

pendientes​Se prevé que Estado entre en posesión de terrenos necesarios para primer tramo de la obra en julio de este año

Más de 300 expropiaciones de terrenos cercanos al derecho de vía tiene de frente el proyecto de ampliación de la carretera entre Cañas de Guanacaste y Barranca de Puntarenas.

El director de la Unidad Asesora del Primer Programa de Infraestructura de Transporte (PIT), Tomas Figueroa, indicó que esta es la medición aproximada, ya que por cada sección (tres en total) se prevé que el Estado tenga que ocupar unas 100 propiedades.

El proceso de expropiaciones es uno de los atrasos más recurrentes en la construcción de obra pública. Previendo esta situación, el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) conformó un grupo de especialistas para que se encarguen de la tarea mientras finalizan los procesos de adjudicación.

"Gestionamos un equipo de trabajo dedicado 100 por ciento a las expropiaciones para el proyecto. Ellos vienen trabajando desde el levantamiento de la topografía hasta los trámites respectivos ante el Registro Nacional", aseguró el funcionario.

Este grupo de profesionales incluye topógrafos, gestores viales, peritos de propiedades y abogados.

Para el tramo 1 (Cañas-Limonal) se tiene completado todo el trámite ante el Registro mientras que para los otros dos (Limonal-San Gerardo y San Gerardo-Barranca) hay un 80 por ciento de avance.

De acuerdo con el cronograma de trabajo, el MOPT entrará en posesión de los terrenos requeridos para la primera sección en julio próximo, el segundo segmento en diciembre de este año y el tercero en enero del 2019.

"En el peor de los casos en que el propietario no está de acuerdo con el avalúo, iremos a los juzgados, pero lo que nos interesa a nosotros es tener la entrada en posesión de la propiedad para poder desarrollar las obras, aunque el proceso dure lo que dure, porque la ley actualmente nos permite poder hacer uso del terreno en el momento en que hay entrada en posesión", explicó Figueroa.

En cuanto a la reubicación de los servicios públicos, el director de la Unidad Asesora del PIT señaló que las instituciones se encuentran también haciendo las gestiones respectivas, sin embargo, hay algunas como acueductos rurales que deben identificar los sitios por donde pasan sus tuberías.

La adjudicación provisional del tramo entre Cañas y Limonal fue publicado en enero anterior, sin embargo, fue apelado por una de las empresas concursantes, por lo que se está en el proceso de atención de audiencias. La intención es poder resolver este trámite para abrir ofertas para la sección central a partir del próximo miércoles. Una vez que se encuentre bien definido este último se establecerá una fecha para el siguiente segmento de la vía.

El MOPT espera que las primeras obras comiencen a ejecutarse en julio próximo. Se espera que en dos años y tres meses quede lista la ampliación.

El tramo entre Limonal y San Gerardo tiene un tiempo de construcción de dos años y nueve meses, mientras que el de San Gerardo-Barranca es de dos años y seis meses.

La obra contempla la ampliación a cuatro carriles, la construcción de siete pasos a desnivel, 44 puentes (22 nuevos y 22 rehabilitados), carriles de desaceleración, además de ciclovías, aceras, bahías para autobuses, pasos peatonales, alcantarillado pluvial y pasos de fauna terrestre.

La construcción de la vía de 70 kilómetros tiene un costo estimado de $300 millones, sin embargo, su valor final se conocerá hasta que se adjudiquen los tramos.