Analistas: Derechos Humanos y comercio entre principales desafíos tras apertura de embajadas en Cuba y EE.UU.

discusionesElecciones presidenciales en Estados Unidos decidirán importancia de nueva relación entre los países

Se avecinan negociaciones difíciles entre Cuba y Estados Unidos, especialmente en temas de derechos humanos y de comercio, ahora que ambos países restablecieron sus vínculos diplomáticos, que estaban congelados desde 1961.

Esa fue la previsión de los analistas políticos Francisco Baharona y Víctor Ramírez en el programa Nuestra Voz.

El gobierno cubano celebra este lunes la apertura de su embajada en Washington, después de medio siglo de sanciones económicas y tensiones políticas que se extendieron a lo largo de América Latina.

analista, víctor ramírez

Ramírez aseguró que Estados Unidos se deshizo de la inconsistencia política que significaba mantener a Cuba entre la lista de países promotores del terrorismo. La isla fue retirada de ese grupo hasta mayo de este año.

Aún, así, los analistas advirtieron que a pesar de ese importante simbolismo, hay discusiones pendientes entre ambas naciones para que las relaciones retomen un curso normal.

Uno de los temas más tensos será el retiro de la base militar estadounidense en Guantánamo, que es utilizada para el confinamiento de supuestos terroristas, señaló Barahona, quien destacó que esa era una de las prioridades del presidente Barack Obama en cuanto política exterior al ser reelecto en 2012.


El analista también recordó que los gobiernos deberán negociar la devolución de bienes que pertenecían a ciudadanos estadounidenses y que Fidel Castro expropió durante la revolución.

Según Barahona y Ramírez, otro tema que debe extenderse es la dinámica turística entre Cuba y Estados Unidos.

En dicha materia, las autoridades cubanas permitieron recientemente que los turistas estadounidenses puedan salir del país hasta con $400 en productos cubanos. Aún así, el Congreso de Estados Unidos debe levantar el embargo económico que se impuso a Cuba desde la década de 1960.

analista, francisco barahona

El trabajo de Obama en la búsqueda de fortalecer los derechos humanos en Cuba es digno de elogios, así como la apertura del mandatario cubano, Raúl Castro, dijo Barahona. Sin embargo, la fuerza de sus decisiones depende de las próximas elecciones presidenciales en Estados Unidos, que se harán en el 2016.

“Si el partido Republicano gana, esto pasará sin mayor sobresalto”, advirtió Barahona, quien ve un ambiente más favorable en la victoria de los demócratas, el partido al que pertenece Obama.

Los analistas también coincidieron en que la normalización de relaciones entre Cuba y Estados Unidos aminora tensiones históricas en América Latina, las cuales han minado el poder de la Organización de Estados Americanos (OEA) para la toma de decisiones.