Anuncio de liberación de cinco rehenes es un "gran gesto de paz", dice líder de guerrilla colombiana

negociaciones​Insiste en que entrega se hará lo más pronto posible

Las Fuerzas Armas Revolucionarias de Colombia (FARC) ofrecen "un gran gesto" con la anunciada liberación de un general colombiano y cuatro rehenes, una entrega que esperan "sea lo más pronto posible" y permita retomar el "rumbo" del proceso de paz, dijo este jueves alias Pablo Catatumbo, tercero al mando de esta guerrilla comunista.

"Esto que estamos haciendo es un gesto de paz, de reconciliación, de buena voluntad y de compromiso con la paz", dijo el líder rebelde a RCN La Radio desde La Habana, donde participa como plenipotenciario de las FARC en los diálogos con el gobierno colombiano de Juan Manuel Santos para poner fin a un conflicto armado de 50 años.

"Es una contribución de las FARC a generar un medio ambiente para desarrollar estas conversaciones más tranquilamente", dijo Catatumbo, cuyo verdadero nombre es Jorge Torres Victoria, quien confió en que el "rumbo normal" de la mesa se reanudará "una vez resuelto este impasse".

"Estamos dispuestos a que la liberación (de los secuestrados) sea lo más pronto posible", indicó y destacó el papel del jefe máximo de las FARC, alias Timochenko, y de Cuba y Noruega, garantes de los diálogos, para acordar las condiciones de la entrega.

Santos, que suspendió las pláticas tras la captura de un general del Ejército, dijo el lunes en cadena nacional al exigir su liberación que el compromiso de las FARC con la paz estaba "puesto a prueba".

Catatumbo se mostró "absolutamente convencido" de que "está vez sí" se llegará a la paz luego de tres intentos fallidos en tres décadas, pero no estimó cuándo será. "Ojalá se firme en el 2015", dijo.

Sin embargo, volvió a insistir en que los diálogos, que se realizan sin un cese al fuego en Colombia, prosigan con una tregua bilateral, un reclamo recurrente de las FARC al que Santos se opone tajantemente por considerar que la guerrilla lo aprovecharía para fortalecerse.

Santos suspendió las pláticas, iniciadas en La Habana el 19 de noviembre de 2012, tras la captura del brigadier general Ruben Alzate, el oficial de más alto rango hecho prisionero por las FARC, junto a otro militar y una abogada el domingo en el Chocó (oeste). Días antes, las FARC habían tomado prisioneros a dos soldados en Arauca (este).