Apedrean a Primer Ministro serbio en 20 aniversario de masacre contra bosnios

tensiones​Actividad recordaba matanza de 8.000 musulmanes varones en pueblo de Srebrenica

El primer ministro serbio, Aleksandar Vucic, fue alcanzado este sábado en la cabeza por una piedra lanzada por participantes durantae la conmemoración del 20º aniversario de la masacre de Srebrenica en la que murieron 8.000 personas de etnia bosnia musulmana.

"Bosnia ha fracasado a la hora de crear incluso las mínimas condiciones para garantizar la seguridad del primer ministro [serbio]", señaló el ministro del Interior de Serbia, Ivica Dacic, que calificó la pedrada de "intento de asesinato".

El Primer Ministro de Serbia tuvo que salir corriendo del lugar, rodeado por sus guardaespaldas.

Cuando el hecho ocurrió, el máximo líder serbio acababa de depositar una flor ante un monumento en el que están inscritos los nombres de más de 6.200 víctimas identificadas y enterradas en el memorial, cuando la muchedumbre empezó a gritar Alá Akbar (Dios es grande) y a lanzar piedras en su dirección.

Periodistas de la agencia de noticias AFP vieron que los hombres que aseguraban la protección del primer ministro fueron alcanzados por las pedradas.

Rodeado por sus guardaespaldas, Vucic logró alejarse del lugar tomando un sendero en lo alto de una colina, en dirección hacia donde estaban estacionados varios vehículos, mientras que por los altavoces los organizadores exhortaban a la calma.

"Lamento lo que ha ocurrido hoy y lamento que algunos no hayan reconocido nuestra intención sincera de edificar una amistad entre serbios y musulmanes. Mi mano sigue tendida y proseguiré mi política de reconciliación", declaró Vucic a la prensa tras regresar a Belgrado.

Vucic, que no mostraba ninguna herida visible, dijo que una piedra lo había golpeado en el labio inferior, pero minimizó la agresión y dijo que "no era nada".

Decenas de miles de personas se congregaron este sábado en Srebrenica para conmemorar el 20º aniversario de la masacre de 8.000 musulmanes varones, a manos de las fuerzas serbobosnias, calificada de genocidio por la justicia internacional.

La guerra entre comunidades de Bosnia (1992-1995) dejó 100.000 muertos y dos millones de refugiados, es decir, casi la mitad de la población de entonces. Se trató de la peor matanza en Europa desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

Vucic publicó este sábado una carta abierta en la que definió la matanza como un "crimen monstruoso".