Australia despide este martes como héroes a dos rehenes asesinados en cafetería

Ceremonia​El secuestrador fue identificado por los medios de comunicación como Man Haron Monis de origen iraní y con un nutrido expediente judicial

Los dos rehenes muertos en la toma dramática de un café en Sídney fueron recordados este martes como héroes dispuestos a sacrificar sus vidas por el prójimo, en una ceremonia religiosa en su memoria.

Tori Johnson, de 34 años de edad, gerente del Lindt Chocolat cafe, escenario de la toma de rehenes por un islamista radical de 50 años, y Katrina Dawson, abogada de 38 años y madre de tres niños, murieron en el momento en que la policía de élite tomó el lugar por asalto.

Durante una ceremonia de plegarias en la catedral St Mary's, muy cercana al lugar del drama, ocurrido en Martin Place, en pleno corazón de Sídney, al arzobispo Anthony Fisher evocó el "corazón roto" de la ciudad.

"Esta mañana sobresalieron informaciones respecto al heroísmo de la víctima masculina" de la toma de rehenes, dijo.

"Aparentemente, intentando una chance, Tori Johnson tomo el arma" del secuestrador pero "trágicamente, salió un disparo que lo mató. No obstante, esto precipitó la intervención de la policía y a fin de cuentas la liberación de la mayoría de los rehenes", añadió el prelado.

"También al parecer, Katrina Dawson intentaba proteger a una amiga embarazada. Estos héroes estuvieron dispuestos a sacrificar sus vidas para que otros pudieran vivir", continuó el arzobispo.

La policía no confirmó esta lucha mencionada entre el gerente del café y el secuestrador, declarando que la investigación sobre el desarrollo exacto de los acontecimientos está aún en curso.

El secuestrador fue identificado por los medios de comunicación como Man Haron Monis, autoproclamado "jeque", de origen iraní y con un nutrido expediente judicial. Las autoridades también señalaron su desequilibrio mental, unido a una "atracción por el extremismo".