Expertos franceses reciben para análisis fragmento que podría ser de avión desaparecido

​Estudio de la pieza comenzará el miércoles; esta es la primera pista concreta del Boeing 777 de Malaysia Airlines que desapareció en marzo de 2014

El fragmento del ala de avión encontrado en la isla francesa de La Reunión llegó este sábado a un laboratorio especializado cerca de Toulouse (sur deFrancia), para ser analizado y determinar si se trata de un trozo del Boeing 777 de Malaysia Airlines desaparecido en marzo de 2014.

La pieza de dos metros de largo hallada el 29 de julio en la isla ubicada en el océano Índico llegó el sábado por la mañana al aeropuerto de Orly, al sur de la capital francesa, en un vuelo comercial de AirFrance.

Posteriormente, un convoy escoltado por la gendarmería tomó la carretera para hacer llevar los restos a un laboratorio de la Dirección General de Armamento y Técnicas Aeronáuticas situado en Balma, cerca de Toulouse.

El flaperón, un pequeño postigo que bordea las alas de avión y que los pilotos accionan durante el despegue y aterrizaje del aparato, será examinado a partir del miércoles.

La justicia francesa también se ha hecho cargo de la investigación porque cuatro de las 239 víctimas de la catástrofe del 8 de marzo de 2014 eran franceses. Entre los pasajeros había una mayoría de 153 chinos, así como australianos y malasios, principalmente.

Los investigadores esperan, con esta primera pista concreta, poder desentrañar por fin el misterio del vuelo MH370 que volaba entre Kuala Lumpur y Pekín cuando desapareció sin dejar rastro.

Botellas asiáticas

El mar depositó esta semana otros residuos en el mismo lugar del hallazgo del trozo de ala.

La gendarmería francesa recuperó dos botellas de origen asiático, una de detergente en la que se puede leer "Yakarta Indonesia" y otra de agua mineral con ideogramas.

Hasta ahora no se había hallado ningún rastro del MH370, a pesar de las intensas búsquedas dirigidas por Australia en el sur del océano Índico, donde unos satélites registraron las últimas señales emitidas por los sistemas de comunicación del aparato.

La explicación más plausible de lo ocurrido, según los responsables de la investigación, es que una brusca caída del nivel de oxígeno en el aparato dejara a la tripulación y a los pasajeros inconscientes. El avión habría pasado a volar en piloto automático hasta su caída al mar por falta de carburante.

El accidente suscitó todo tipo de especulaciones sobre la suerte del avión, desde un fallo mecánico hasta un acto terrorista.

El 29 de enero, Malasia declaró oficialmente que la desaparición había sido un accidente y que los pasajeros se daban por muertos, provocando la cólera de los familiares.