No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Caja mordisquea por sexto año consecutivo reservas del IVM

Negativa del Gobierno a pagar en últimos 14 meses aumento en cuota estatal intensifica desbalance entre ingresos y gastos del Fondo

Para pagar las pensiones y aguinaldos de 254 mil jubilados del régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) -el principal y más numeroso Fondo de pensiones del país-, la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) utilizó este 2017, por sexto año consecutivo, una parte de los intereses de sus reservas.

Al término de este año la entidad habrá usado ¢61.269,5 millones de esos recursos para cubrir el faltante entre sus ingresos (contribución del Estado, aportes patronales y cuota de los trabajadores) y sus gastos (pensiones ordinarias, aguinaldos de jubilados, entre otros). Ese monto representa un 43,5% del total de los intereses, según confirmó la Gerencia de Pensiones de la CCSS.

La tendencia a pellizcar los intereses parece irreversible dada la negativa del Gobierno a reconocer el alza en la contribución del Estado al IVM -de 0,58% a 1,24%-, autorizada por la Junta Directiva de la CCSS el 28 de julio del 2016 y vigente desde el 1° de setiembre de ese año. La medida pretendía, justamente, reforzar el Fondo para el cual cotizan 1,5 millones de asalariados, pero Hacienda -que ha tildado la modificación de 'unilateral'- continúa pagando sólo un 0,58% de la cuota establecida, bajo el argumento de no tener recursos frescos para reconocer el incremento. Así, el Gobierno acumula una deuda con la Caja de ¢72 mil millones en 14 meses.

“Es una obligación que no cuenta con una fuente de financiamiento”, expresó la directora de Presupuesto Nacional en el Ministerio de Hacienda, Marjorie Morera. “El incremento no ha sido presupuestado pues requiere de una fuente de financiamiento que no sea deuda”, señaló la funcionaria.

Este déficit continuará ensanchándose dado que en la formulación del presupuesto de la República para 2018 el Ministerio de Hacienda tampoco contempló el aumento en la cuota.

"La falta de pago por parte del Gobierno merma los ingresos del IVM y, por ende, dificulta gestionar financieramente el Régimen", manifestó el Superintendente de Pensiones, Álvaro Ramos. "No afectaría la sostenibilidad a menos que el Gobierno no tenga previsto pagar nunca", puntualizó.

Gestión de cobro

Ante el evidente impacto en las finanzas del IVM y los riesgos para su sostenibilidad, en la sesión del pasado 30 de octubre, la Junta Directiva de la Caja instruyó a la Dirección Jurídica analizar el tema e indicar las acciones a seguir.

El artículo 74 de la Ley Constitutiva de la CCSS la faculta a cobrarle al Estado las cuotas pendientes y expone a los funcionarios públicos que incumplen esta obligación a sanciones penales.

“Corresponderá al Ministro de Hacienda la obligación de presupuestar, anualmente, las rentas suficientes que garanticen la universalización de los seguros sociales y ordenar, en todo caso, el pago efectivo y completo de las contribuciones adeudadas a la Caja por el Estado, como tal y como patrono. El incumplimiento de cualquiera de estos deberes acarreará en su contra las responsabilidades de ley. Penalmente esta conducta será sancionada con la pena prevista en el artículo 330 del Código Penal”, reza el artículo.

El Ministerio de Hacienda, entretanto, sugiere la constitución de una comisión conjunta que analice la deuda del Estado con la Institución y sus posibles alternativas de solución.

Además de ajustar la cuota estatal en 0,66 puntos porcentuales, la Caja elevó este año en un punto porcentual la cuota de los trabajadores -de 2,84% a 3,84%-. El aporte patronal se ajustó en el 2015, cuando pasó de 4,92% a 5,08%.

Alerta de sostenibilidad

En 2009, la Caja tomó por primera vez ¢20.059,49 millones de sus reservas -equivalente a un 20,3% de los intereses-, de acuerdo con las estadísticas de la Institución. Desde entonces, la única excepción fue el año 2011, cuando la Caja asegura que los recursos nuevos fueron suficientes e incluso hubo un remanente de ¢4,160 millones que se invirtieron a plazo.

Entre el 2012 y el 2017, el porcentaje utilizado de los intereses de la reserva del seguro de pensiones ha oscilado entre 5,1% y 52,8%.

La Caja ha manifestado que utiliza estos recursos, que son parte de sus intereses corrientes, como respaldo en casos específicos mientras logra ajustar el régimen del IVM a la realidad económica y demográfica.

El Superintendente de Pensiones, Ramos, considera que esta tendencia constituye una alerta "temprana" de problemas de sostenibilidad del Fondo.

"La situación particular del IVM de utilizar los intereses genera preocupación porque obedece, más que a fluctuaciones alrededor de un nivel deseado de reservas, a una disminución sostenida en las reservas respecto de los gastos en pensiones en curso, la cual, como está documentado en diversos estudios actuariales, puede implicar la extinción de la reserva en el mediano plazo", puntualizó.

Al 31 de octubre de 2017, la reserva del régimen IVM ascendía a un monto de ¢2 millones de millones.

Ramos enfatizó la importancia de que la Caja defina cuál es el nivel deseado de reservas para el IVM en función de los gastos previstos. De esta forma, explicó, las fluctuaciones económicas pueden afectar ese nivel, o los intereses, sin que esto sea una preocupación, siempre y cuando regresen al nivel deseado preestablecido.