Caja negra de avión ruso refuerza hipótesis de atentado

Tragedia​Con un saldo de 224 personas fallecidas, se trata de la peor catástrofe aérea de la historia de Rusia.

Una de las cajas negras del avión A321 de la compañía rusa Metrojet que se estrelló en Egipto confirma el carácter "súbito" del "suceso" que precipitó la caída del aparato, indicó en París una fuente cercana al caso.

Según esta caja negra que registra los datos del vuelo, "todo sucede de manera normal, absolutamente normal durante el vuelo y súbitamente se acaba todo", declaró. Esto refuerza las hipótesis de un atentado con bomba.

Esto está en consonancia con algo súbito, con el carácter inmediato del suceso", agregó esta fuente.

También afirmó que, en las fotos de los restos del avión, algunos de ellos parecen llenos de impactos del interior hacia el exterior del aparato, "lo cual tiende a dar crédito a la tesis de un artefacto pirotécnico".

El presidente estadounidense Barack Obama evocó el jueves por la noche la "posibilidad de que hubiera una bomba" en el Airbus ruso, añadiendo que era una pista tomada "muy en serio". En Londres, el primer ministro británico David Cameron estimó, por su parte, "más que probable de que se trate de una bomba terrorista".

El pasado 31 de octubre, un Airbus A321 de la aerolínea rusa se estrelló en el Sinaí con 224 personas a bordo, poco después de despegar desde la localidad egipcia turística Sharm el Cheij con destino a San Petersburgo. Todos los pasajeros murieron.

Moscú y El Cairo siguen sin avanzar ninguna explicación del siniestro, pero Londres y Washington han expresado sus sospechas de que fue objeto de un atentado.

Horas después de la caída del avión el sábado en su bastión del Sinaí, la rama egipcia del grupo yihadista Estado Islámico (EI) aseguró que "derribó" el avión, sin dar más detalles.