No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación
    • VozYVoto.org
    • DataBaseAR.com
Fotografía del CAI Vilma Curling

Por primera vez en al menos tres años, cárcel para mujeres presenta sobrepoblación

Incremento en población penitenciaria se debe a proyecto del Poder Judicial y operativos de Seguridad, alega Adaptación Social

Luego de pasar al menos tres años con una ocupación inferior a su capacidad, el Centro de Atención Integral (CAI) Vilma Curling dio muestras de sobrepoblación.

De esa manera lo determinó el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNPT) en el informe MNPT-INF- 083-2018 emitido el 12 de diciembre del 2018, a partir de una inspección realizada en la cárcel para mujeres el 20 y 21 de noviembre de ese año.

La visita constató que en 6 de los 10 módulos con los que cuenta el centro de atención existe una densidad que oscila entre las 110 y 113 mujeres privadas de libertad por cada 100 espacios disponibles.

"Si bien aún no llega a una densidad penitenciaria de 120 para ser considerado hacinamiento, sí da muestras de un crecimiento acelerado", determina el informe.

La sobrepoblación que indica el estudio equivale a un cinco por ciento del total de las reclusas, o sea, unas 35 personas.

Sin embargo, el director general de Adaptación Social del Ministerio de Justicia y Paz (MJP), José Luis Bermúdez, explicó que a este 10 de enero esa cifra varió a un dos por ciento, que equivale a unas 14 mujeres.

Las estadísticas del Mecanismo arrojan que la tasa de crecimiento anual de los últimos tres años pasó de -9,99 por ciento en 2016 a 19,8 por ciento en 2018, tomando como referencia la población recluida en noviembre de cada año. En cifras, la cantidad de personas pasó de 496 a 633 en el mismo periodo.

AmeliaRueda.com procuró conocer el histórico de la población del Vilma Curling, para determinar la última ocasión en la que hubo sobrepoblación, sin embargo, al cierre de esta publicación no fue posible obtener los datos, que están siendo recopilados por la oficina de prensa de Justicia y Paz.

El excedente en la capacidad de la cárcel de mujeres ha obligado que en algunos pabellones, las privadas de libertad han tenido que unir camarotes y compartir camas para que otras no tengan que dormir en colchones en el suelo, de acuerdo con el relato que dieron las propias reclusas a los responsables del informe.

Según el director ejecutivo de dicho órgano, Roger Víquez, otras prefieren tomar espumas y dormir en el suelo del área de baños.

Recomendaciones

A partir de los resultados del informe, el Mecanismo emite seis recomendaciones a la ministra del ramo, Marcia González; la Dirección General de Adaptación Social (DGAS), el Instituto Nacional de Criminología y a la Jefatura de Seguridad de la Policía Penitenciaria de la cárcel de mujeres.

Específicamente a la jerarca, le pide diagnosticar y analizar las razones del aumento de la población privada de libertad y valorar la necesidad de los procesos de desinstitucionalización de las recluidas.

De hecho, Bermúdez manifestó que "el centro, como todos los del país, está siendo afectado por: uno, todo el proyecto del Poder Judicial relacionado con la materia penal que ha generado una mayor cantidad de juicios y eso tiene que ver con el rol del Ministerio Público y del Organismo de Investigación Judicial (OIJ); y dos, los operativos que ha venido realizando el Ministerio de Seguridad Pública (MSP). ¿Entones eso qué significa? Que hay una mayor eficiencia en cada uno de estos procesos o de estas instituciones que impactan en el sistema penitenciario con el ingreso de una mayor población".

El documento también pide a González analizar la posibilidad de construir el Centro Especializado para la Mujer Privada de Libertad, situación que por ahora no es una opción, según el representante del Ministerio, ya que la entidad considera más oportuno apostar por la construcción de módulos regionalizados, de manera que se pueda mantener una mayor cercanía de las reclusas con sus lugares de origen y familias.

Se prevé que los pabellones en Limón, Puntarenas y Pérez Zeledón, sean construidos en el transcurso del 2019. Con ellos, cabría la posibilidad de iniciar procesos de regionalización, que involucran el traslado de reclusas desde el centro situado en Desamparados

A Adaptación Social, el Mecanismo le pidió proceder con la habilitación de locutorios y realizar obras menores para garantizar la accesibilidad de mujeres adultas mayores privadas de libertad a los módulos.

Bermúdez manifestó al respecto que todas esas labores están prontas a ser finalizadas, al igual que la construcción de un módulo de celdas unipersonales con capacidad para 14 personas, que sería entregado en unas dos semanas.