Cazador de león Cecil rompe silencio y se declara "listo" para regresar a su trabajo

Caza​En su primer entrevista desde la muerte del león, hace dos meses, el dentista Walter Palmer asegura que mató al animal de forma legal

Dos meses después de dar muerte a Cecil, el león más famoso de Zimbabue, el dentista Walter Palmer dio sus primeras declaraciones a la agencia The Associated Press y al Minneapolis Star Tribune, en las que aseguró que pretendía reanudar su vida personal y profesional, afectadas por el repudio generalizado que suscitó la muerte del león.

Palmer, que no tiene cargos en su contra, reiteró su versión de que tanto él como sus acompañantes participaron en una jornada de caza legal y que ignoraban que se tratara de un león tan querido en Zimbabue, ni que participara de un estudio científico.

"Si hubiera sabido que este león tenía un nombre y que era importante para el país o para un estudio, obviamente no lo hubiera cazado", agregó Palmer. "Nadie en nuestro grupo de caza supo antes o después el nombre de este león".

Palmer también se negó a confirmar si cumplirá con cualquier petición, ya sea informal o por medio de los procedimientos de extradición, para volver a Zimbabwe para responder a las acusaciones legales.

Durante la entrevista de 25 minutos –la única que concederá, según sus asesores– Palmer no permitió fotos ni videos.

Aseveró que le disparó al enorme felino de melena negra usando una ballesta fuera del parque, pero que el animal no murió de inmediato. Dijo que fue localizado al día siguiente y asesinado con la ballesta, poniendo en duda las aseveraciones de los conservacionistas, de que el león herido merodeó unas 40 horas antes de ser muerto con un arma de fuego.

Palmer eludió responder cuánto pagó por ella. Según las autoridades de Zimbabue, pagó $50.000 a Theo Bronkhorst y Honest Ndlovu –los dos inculpados locales– por esta expedición.

El dentista admitió que desde el incidente debió apartarse de la vida pública, aunque negó que se encuentre "en la clandestinidad", y lamentó que su familia haya sufrido amenazas e intimidaciones, "pese a no tener nada que ver con los hechos".