Celebración del Día Nacional de China se suspendió en Hong Kong ante fortalecimiento de marchas prodemocracia

Manifestación​El apoyo internacional al movimiento prodemocracia en Hong Kong ha crecido en los últimos días

Miles de manifestantes prodemocracia volvieron a congregarse en Hong Kong este miércoles, día nacional chino, en una nueva demostración de fuerza, mientras crece el apoyo internacional a su movimiento. Las celebraciones del régimen fueron suspendidas a raíz del movimiento.

Los responsables chinos conmemoran este miércoles el 65º aniversario de la victoria de los comunistas sobre los nacionalistas, y la proclamación de la República Popular de China, mientras los militantes prodemocracia se agolpaban en las calles de esta excolonia británica.

Desde el domingo, la campaña de desobediencia civil se ha intensificado en este territorio, provocando la mayor crisis política desde la retrocesión de Hong Kong a China, en 1997.

Los manifestantes denuncian intromisiones de Pekín, reclaman un sufragio universal sin cortapisas, y rechazan que en las elecciones de 2017 las autoridades chinas mantengan el control sobre los candidatos a jefe del gobierno local.

El miércoles por la mañana, al ser izadas las banderas china y de Hong Kong en el barrio central de Wanchai, resonaron los cánticos de los manifestantes. Luego, abuchearon el paso de dos helicópteros que portaban una gran bandera china y otra, más pequeña, de Hong Kong.

El jefe del ejecutivo local, Leung Chun-ying, no aludió explícitamente al movimiento prodemocracia en el discurso que pronunció al término de la ceremonia. Sí apeló, en cambio, a la cooperación con China.

"El desarrollo de Hong Kong y el del continente (China, NDLR) están estrechamente vinculados. Debemos trabajar juntos para que el sueño chino se haga realidad" dijo Leung, cuya dimisión piden los prodemocracia por su afinidad con Pekín.

En este contexto, la líder estudiantil Agnes Chow afirmó que si Leung no dimite, "estudiaremos nuevas acciones para los próximos días, incluyendo la ocupación de otros lugares, como los principales edificios gubernamentales".

Por su parte, Chan Kin-man, uno de los fundadores del movimiento Occupy Central, que coorganizó las manifestaciones, descartó cualquier forma de diálogo con Leung, pero aclaró que acciones como las mencionadas por Agnes Chow constituirían "iniciativas de los estudiantes" y pidió que sean pacíficas.

Este miércoles, la calma reinaba entre la muchedumbre manifestante, pese a los llamados de algunos a forzar los cordones policiales.

Los militantes de esta "Revolución de los paraguas" --como es llamada en las redes sociales-- eran más numerosos que los días anteriores debido a los dos días feriados --miércoles y jueves-- de la fiesta nacional china.

Con motivo de esta fiesta nacional, unos 200 fervientes partidarios de Pekín desafiaron el miércoles a los miles de manifestantes prodemocracia en el centro de Hong Kong, expresando su amor por China.

Estos manifestantes gritaron: "¡Hong Kong es mi casa, no la destrocen! ¡Amen a la madre patria!" o "¡Devuélvannos nuestras calles!", en alusión a las que están bloqueadas desde hace varios días por los manifestantes prodemocracia.

En cambio, en Taiwán, miles de manifestantes, muchos de ellos estudiantes originarios de Hong Kong, expresaron su apoyo a los manifestantes prodemocracia.

El apoyo internacional al movimiento prodemocracia en Hong Kong ha crecido en los últimos días.

En Facebook, un grupo denominado "Unidos por la Democracia: solidaridad global con Hong Kong" asegura planear actos en este sentido, desde Australia a Estados Unidos.

El sudafricano Desmond Tutu, premio Nobel de la Paz, mostró este miércoles su apoyo a los manifestantes de Hong Kong, aplaudiendo su valentía y pidiendo que sus voces no sean acalladas.

En Nueva Zelanda, unas 300 personas se congregaron en Auckland en apoyo a los manifestantes en Hong Kong.

Por su lado, Estados Unidos ha informado de que el asunto de Hong Kong sería tratado el miércoles en las conversaciones en Washington entre el secretario de Estado John Kerry y su homólogo chino, Wang Yi.

Entretanto, según el grupo Defensores de los Derechos Humanos en China, varios activistas fueron detenidos en China por expresar su apoyo a las manifestaciones prodemocracia de Hong Kong.

Amnistía Internacional habla de 20 detenciones y 60 convocatorias para interrogatorios.