Club de fútbol Gremio fue expulsado de torneo brasileño por racismo

Sanción​Los insultos racistas en el fútbol latinoamericano son comunes, pero nunca se ha tomado una decisión de este tipo. Por lo general son multas, advertencias o juegos disputados a puerta cerrada

La justicia deportiva de Brasil excluyó el miércoles al club Gremio de la Copa do Brasil después de que un grupo de sus hinchas gritara insultos racistas contra el portero rival, una decisión inédita en América Latina.

Un portavoz del tribunal brasileño de Justicia Deportiva (TSJD) dijo que la decisión fue tomada por unanimidad. El club que dirige el exseleccionador Luiz Felipe Scolari apelará la decisión.

En el partido de ida de los octavos de final de este torneo, disputado el 28 de agosto pasado en el Arena Gremio de Porto Alegre, un grupo de hinchas le gritó "macaco" (mono, en español) al arquero Aranha del Santos.

La decisión es inédita no sólo en Brasil, sino en toda América Latina, dijeron expertos. En el mundo no se conoce tampoco algún caso de un club de renombre en el mundo que haya recibido un castigo así por racismo.

"El racismo sólo puede combatirse si se aplica estrictamente la resolución tomada por el Congreso de la FIFA el año pasado en la Isla Maurice, que dice que en casos de repetición de racismo se tiene que deducir puntos para los equipos, que son responsables por los fans, o hay que eliminar al equipo si es una Copa", dijo en mayo el presidente de la FIFA, Joseph Blatter.

El STJD aplicó además una multa de 22.700 dólares al club y los hinchas que fueron identificados insultando desde las tribunas no podrán frecuentar estadios por 720 días.

La imagen de una joven de 23 años gritando "macaco" desde la tribuna ha sido repetida una y otra vez en la televisión de Brasil. La muchacha fue llamada a declarar a la policía y además fue despedida de su trabajo.

El portero Aranha recibió una advertencia del árbitro Wilton Pereira Sampaio cuando reclamaba la actitud del público. En la decisión del STJD, publicada en su sitio web, Sampaio y sus asistentes fueron suspendidos por 90 días por no atender las denuncias.

No es la primera vez que la 'torcida' gremista es acusada de racismo. En marzo, hubo un incidente similar con un jugador de Internacional, pero la dirección del equipo aseguró entonces que se trataba de un "hecho aislado".

"El racismo es una cosa cada vez más común en Brasil, no tanto como en Europa, pero se está convirtiendo en una plaga", dijo Marcos Guterman, autor del libro "El fútbol explica a Brasil", quien dijo que la decisión "muestra un pulso frío contra el racismo".

El brasileño Daniel Alves (FC Barcelona), por ejemplo, fue blanco de racismo en España, cuando en un partido contra el Villarreal un hincha le lanzó un plátano cuando se disponía a sacar un córner. Alves reaccionó cogiendo la fruta, dándole un mordisco y continuando el juego.

El Gremio lanzó una campaña contra el racismo en su último partido del Campeonato Brasileño. "Somos azules, negros y blancos. Diga no al racismo", mostraron los jugadores en una pancarta al salir al campo.

Pero el fiscal deportivo dijo en el proceso, reseñado por la prensa local, que no el club carecía de "carácter pedagógico" para su 'torcida'.

"Gremio tomó las medidas que debía tomar y no hay como impedir que un grupo de imbéciles abra su boca para cometer injurias raciales", estimó el analista deportivo Juca Kfouri, uno de los más prestigiosos del país, que condenó la medida.

La Copa do Brasil enfrenta a los 86 equipos de la federación brasileña en eliminación directa. Santos, clasificado automáticamente a cuartos, enfrentará al ganador de la llave Botafogo-Ceará.