Colombia practica primera eutanasia legal a paciente con cáncer en el rostro

autorización​Voluntad de hombre de 79 años se cumplió este viernes

Un hombre que padecía un cáncer en el rostro se convirtió en la primera persona en Colombia en recibir una eutanasia legal. Esta fue la voluntad de Ovidio González Correa, de 79 años, cuyo procedimiento fue autorizado este viernes.

"Señores Oncólogos de Occidente S.A. Yo, José Ovidio González Correa, con 79 años de edad, en uso pleno de mis facultades mentales y de manera libre y voluntaria, manifiesto mi intención de que se me realice la eutanasia."

"La anterior solicitud la hago bajo la gravedad de juramento, con la convicción libre y absoluta del ejercicio de mi derecho fundamental a morir dignamente", así fue como Ovidio le solicitó a los médicos poner fin a su vida, luego de cinco años de padecer un cáncer que le estaba destruyendo el rostro.

La familia de Ovidio se preparó el pasado 26 de junio para ver por última vez a su ser querido, los familiares se despidieron de él un día antes y hasta su esposa compró el ataúd.

Sin embargo, cuando se dirigían en el carro hacia la clínica los llamaron para decirles que se devolvieran, que no le iban a practicar la eutanasia porque el comité científico tuvo una reunión y uno de los médicos se opuso al procedimiento.

"Es lamentable que este primer caso haya tenido que pasar por tanto trámite, es un doble dolor para mi familia que ahora ya terminó. Ojalá esto sirva para algo", dijo su hijo, Julio César González.

Ovidio González presentó una acción de tutela para exigir su derecho a morir dignamente y el jueves les informaron que el comité de la Clínica Oncólogos de Occidente aprobó que se realizara la eutanasia.

Sobre el caso, el ministro de Salud, Alejandro Gaviria, manifestó que el protocolo establecido para solicitudes de eutanasia en el país, a través de la resolución 1216 del 2015, "es suficientemente detallado, claro y se ajusta a los lineamientos determinados por la Corte Constitucional".

Video: Noticias Caracol.

Imagen: El Heraldo.