Comienza Asamblea General de la ONU centrada en la guerra de Siria

Prioridad​En esta Asamblea General, todas las miradas están puestas en el encuentro entre Barack Obama y Vladimir Putin

La Asamblea General de la ONU comenzó este lunes en Nueva York centrada en la guerra en Siria, con discursos de los presidentes Barack Obama y Vladimir Putin, quienes se reunirán de manera bilateral para analizar salidas a ese conflicto.

En la apertura del pleno intervendrán además varios líderes de América Latina con realidades y necesidades diferentes: el cubano Raúl Castro, el mexicano Enrique Peña Nieto, la chilena Michelle Bachelet y la argentina Cristina Kirchner, entre otros.

El mundo, sin embargo, está atento sobre todo a lo que ocurra entre los presidente Obama y Putin, que hablarán con unos minutos de diferencia desde la tribuna del hemiciclo de la ONU y se verán las caras por la tarde, en su primera reunión en más de dos años.

Aislado por Occidente a raíz del conflicto de Ucrania, Putin se reinsertó de manera espectacular en el centro del escenario con Siria, arrasada por una guerra civil que lleva ya cuatro años y medio.

En momentos en que Rusia aumentaba sensiblemente su presencia militar en Siria, desplegando tropas y aviones en uno de los feudos del régimen del presidente Bashar Al Asad, Putin anunció que buscaba instalar con los países de la región una "plataforma común" para combatir a los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI).

Moscú anunció el lunes, a través de su vicecanciller Mijail Bogdanov, una reunión en octubre sobre la cuestión siria con la participación de Estados Unidos, Arabia Saudita, Irán, Turquía, Egipto y la propia Rusia.

Sorprendida por esta ofensiva diplomática, la Casa Blanca afirma que sería "irresponsable" no intentar un diálogo con el jefe del Kremlin, reivindicando un enfoque pragmático.

Explotando la falta de decisión en Occidente sobre el futuro del régimen de Asad, Rusia insiste en que apoyarlo es el único modo de poner fin a una guerra que ha dejado más de 240.000 muertos.

Estados Unidos reclama la partida de Asad, pero ha flexibilizado su posición y el secretario de Estado John Kerry admitió que el calendario sobre su salida era negociable.

Lo cierto es que, mientras tanto, el Estado Islámico consolida sus posiciones y mantiene su poder de atracción: unos 30.000 yihadistas extranjeros viajaron a Siria e Irak desde 2011, según responsables de inteligencia estadounidense citados por el New York Times.