Comisión Europea propone 10 medidas para evitar más tragedias en el Mediterráneo

migraciónPlan será presentado el jueves a jefes de Estado de la región.

La Comisión europea propuso este lunes un plan de acción en diez puntos, que incluyen reforzar las operaciones de control y rescate, para responder a la "situación de crisis" migratoria en el Mediterráneo tras una serie negra de naufragios con centenas de víctimas.

Este plan , que tiene el "pleno respaldo" de los ministros de Exteriores y de Interior de la UE reunidos en Luxemburgo, será presentado el jueves a los jefes de Estado y de gobierno de la Unión Europea durante una cumbre extraordinaria, precisó la Comisión en un comunicado.

El plan prevé aumentar los recursos financieros de la operación de vigilancia marítima Tritón, aumentar su cobertura geográfica (actualmente se limita a las aguas territoriales).

La operación Tritón reemplazó en noviembre pasado a la operación italiana Mare Nostrum, que llegaba hasta los límites de las aguas territoriales libias. Roma decidió poner fin a la operación por la falta de apoyo de sus socios europeos.

La UE también intentará capturar y destruir los buques utilizados por los traficantes, y buscará aumentar la cooperación con los países afectados por el fenómeno, indicó la Comisión.

El plan propone además un "proyecto de reasentamiento a nivel europeo y sobre una base voluntaria que ofrezca plazas para las personas que necesitan protección", un paso clave, pero modesto, destinado a "redistribuir" en Europa, según el ministro de Interior alemán, Thomas de Maizière.

Fuentes diplomáticas indicaron que podría llegar hasta las 5.000 plazas pero el comunicado de la Comisión no revela la cifra.

La UE también establecerá un "nuevo programa de retorno rápido" para los "inmigrantes irregulares", y ambiciona "actuar con los países vecinos" como Libia, sumido en un caos que facilita, según los ministros, la porosidad de sus fronteras.

Los frecuentes naufragios dados en las zonas del mediterráneo en las últimas semanas se debe a la gran cantidad de personas provenientes de África, que deciden ir a Europa en busca de una oportunidad de surgir económicamente, pero principalmente de personas que huyen de conflictos armados en países como Siria y Libia, cuya inmigración a Europa ha sobrepasado en número a la de los afganos, eritreos y otras nacionalidades.

Según la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), 35.000 migrantes llegaron en barco al sur de Europa desde principios de año, y 1.600 desaparecieron en la travesía.

Las soluciones al problema se iniciaron con dirigentes europeos desde el naufragio que dejó 366 muertos en octubre del 2013 cerca de la isla italiana de Lampedusa.

Debido a esta tragedia, Italia creó la misión Mare Nostrum, que tiene como objetivo vigilar el Mediterráneo durante las 24 horas del día, especialmente el estrecho de Sicilia, para salvar el mayor número de vidas posible.

En 2014 se registraron cerca de 3.300 migrantes que murieron en las aguas del Mediterráneo. Durante el programa Mare Nostrum se logró rescatar cerca de 150.000 personas en un año, sin embargo desde octubre del año pasado la estrategia desapareció debido a que los socios europeos de Italia decidieron no seguir financiándola.

Video: Euronews.