Consumo saludable de carnes rojas no debe exceder los 250 gramos semanales

#PuraVidaCortes bajos en grasa son los más recomendables

Un consumo saludable de carnes rojas debe restringirse a 250 gramos por semana y preferiblemente de cortes bajos en grasas, según nutricionistas consultadas por AmeliaRueda.com tras revelarse que ese tipo de carne "es probablemente cancerígena para los humanos".

Este lunes la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC por su siglas en inglés), filial de la Organización Mundial de la Salud (OMS), también reveló que algunos preservantes adheridos a los embutidos causan cáncer colorrectal.

De acuerdo con la nutricionista Silvia Quesada, dos bisté pequeños o un bisté y una torta mediana equivale a 250 gramos.

NUTRICIONISTA, SILVIA QUESADA

Sobre la forma de cocción, la especialista recomendó que no tenga condimentos, empanizados o excesos de grasas.

Carne procesada. Sobre el consumo de embutidos, las especialistas reiteraron que la clave está en restringir su ingesta y hacer elecciones apropiadas.

Igualmente, aclararon que el problema de los embutidos no está relacionado con la carne que se utiliza como base, sino con las sustancias adicionadas para su conservación, tales como: nitritos y nitratos, sales de curación utilizadas para preservar desde la antigüedad.

Las dosis excesivas de estos aditivos inducen la formación de células cancerígenas, además pueden ser tóxicos, indica la Fundación Ibérica para la Seguridad Alimentaria.

“Lo ideal es no superar los 50 gramos o cuatro tajadas por semana, preferir aquellos embutidos libres de nitratos y con base en carnes blancas; sin embargo, será siempre mejor consumir carne “fresca”, sin procesar”, indicó la Dr. Quesada.

Fuentes alternativas de proteína. Si usted desea seguir una alimentación libre de carnes de rojas y embutidos, existen una serie de alimentos que pueden suplir sus necesidades de diarias de proteína.

Entre ellos destacan: huevos, leguminosas –frijoles, garbanzos, lentejas, arvejas-, pollo, pescado, mariscos, pavo y semillas secas.

Inclusive, la combinación de arroz con frijoles crea una proteína vegetal de excelente calidad, destacó Quesada, quien agregó que, las porciones dependerán del requerimiento diario de cada persona.

Con respecto a la cocción de cualquier otra fuente de proteína, la regla se replica: pobre en grasa y sal.

Otras de las opciones es apegarse a un régimen de alimentación basado principalmente en el consumo de productos de origen vegetal.

NUTRICIONISTA, SILVIA QUESADA

“Está demostrada que una dieta vegetariana, siempre que sea bien llevada, puede cubrir las necesidades nutricionales de una persona por completo", concluyó la nutricionista.