No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

¡Muchas gracias!

Hemos notado que nos visitas regularmente, por lo que nos interesa conocer tu opinión de que mejoras podemos realizar.

Agua

Por supuesta contaminación de agua con fungicida en Oreamuno, Salud pide al AyA investigar

Ministerio solicitó un plan para analizar moléculas de Clorotalonil que podrían estar envenenando el preciado líquido en el distrito de Cipreses. 

Ante la supuesta contaminación en las nacientes de agua con Clorotalonil, en Cipreses de Oreamuno de Cartago, el Ministerio de Salud solicitó al Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AYA) iniciar una investigación para analizar la degradación de este agrotóxico en el líquido que consumen los pobladores de esta comunidad.

La denuncia fue interpuesta por un grupo de vecinos de este distrito denominado Frente Ecologista de Cipreses, quienes pidieron a la institución incluir las mediciones de los parámetros N4, que se aplican en el Laboratorio Nacional de Aguas para medir la calidad del líquido.

A través de un comunicado, la organización manifestó que después de cuatro muestreos realizados entre el 2020 y 2021, por parte del Instituto Regional de Estudios en Sustancias Tóxicas (IRET) de la Universidad Nacional (UNA), se presentaron resultados positivos de degradación de Clorotalonil en aguas de las nacientes de Plantón y Carlos Calvo, ubicadas en esta comunidad cartaginesa.

“Hacemos un llamado a que este caso pueda llevarse desde las instituciones del Estado de una forma más diligente y profesional en comparación como se llevó años atrás el caso de contaminación del agua con bromacil de múltiples comunidades de Costa Rica, sobre todo considerando que tuvieron que pasar más de ocho años para que las comunidades pudieran recibir agua sin el agrotóxico llamado bromacil”, manifestó el Frente.

El Clorotalonil es uno de los fungicidas más utilizado en Costa Rica, considerado altamente peligroso. Entre las afectaciones sobre la salud humana destacan problemas hepáticos e insuficiencia renal, además, está catalogado como un producto cancerígeno, según el reporte Final Renewal report for the active substance chlorothalonil, publicado en 2019 por la Unión Europea.

Tampoco está permitido su uso en otros 17 países por ser un agente contaminador del agua potable y sus impactos negativos en materia de salud pública.