Corea del Norte libera a uno de tres estadounidenses detenidos en ese país

inesperado​Jeffrey Fowle acusado de abandonar una biblia en un hotel llegó en abril a ese país

La inesperada liberación de uno de los tres estadounidenses detenidos en Corea del Norte quizá tiene por meta entablar negociaciones directas con Washington, pero el camino al diálogo está lleno de escollos, estiman analistas.

Al anunciar el martes la liberación de Jeffrey Fowles -acusado por Corea del Norte de abandonar una biblia en un hotel- las autoridades estadounidenses se negaron a dar detalles sobre cómo se había conseguido.

Washington se limitó a decir que seguía intentando lograr la liberación de otros dos estadounidenses detenidos por Pyongyang, Matthew Miller y Kenneth Bae, quienes purgan penas de trabajos forzados.

El secretario de Estado norteamericano John Kerry negó este miércoles que Washington diera algo a cambio. "No, no hubo contrapartida", aseguró Kerry durante una visita a Berlín, Alemania.

La puesta en libertad de Jeffrey Fowles dejó a todo el mundo por sorpresa, principalmente porque Pyongyang siempre ha rechazado las ofertas de Washington de enviar al país a un emisario para negociar la liberación de los detenidos.

Jeffrey Fowle, de 56 años, al quien acusaron de abandonar una biblia en un hotel, llegó a Corea del Norte en abril anterior.

Matthew Miller, de 24 años, purga una pena de seis años de trabajos forzados por cometer actos "hostiles" al régimen. Llegó en abril y está acusado de romper su visado de turismo y de pedir asilo.

Kenneth Bae, un estadounidense de origen coreano de 42 años, presentado por Pyongyang como un cristiano envangelista, fue condenado a 15 años de trabajos forzados por querer derrocar al gobierno norcoreano.

Washington acusa a Pyongyang de utilizar a estos ciudadanos como moneda de cambio político y se lo pensará dos veces antes de hacer concesiones al régimen norcoreano, consideran los analistas.