No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Coronavirus
En Costa Rica

+
Nuevos
+
Fallecidos
Salón
0%
UCI
0%

¡Muchas gracias!

Hemos notado que nos visitas regularmente, por lo que nos interesa conocer tu opinión de que mejoras podemos realizar.

 Pareja inició su batalla por el reconocimiento desde 1982.

Tras 38 años de lucha, Daniel y Gary podrán registrar oficialmente su matrimonio en Costa Rica

​La entrada en vigencia del matrimonio igualitario este 26 de mayo en Costa Rica, le permitirá a la pareja consolidar una lucha histórica en la búsqueda del reconocimiento de los derechos de la comunidad LGBTI+.

La puesta en firme del matrimonio igualitario en Costa Rica a partir del 26 de mayo, cierra un capítulo en la historia de Daniel Soto y Gary Poole, uno en el que finalmente podrán registrar de manera oficial su unión, después de 38 años de lucha.

Para hablar sobre la batalla histórica de esta pareja por el reconocimiento de los derechos de la comunidad LGBTI+ hay que remontarse a la época de 1982, en la ciudad de Nueva York, momento en el que ambos se conocieron por primera vez.

El inicio de su historia se vio marcado por uno de los contextos más difíciles que la población LGBTI+ ha tenido que librar en Estados Unidos y en el mundo, como lo fueron los prejuicios asociados a la aparición de los primeros casos de SIDA.

El costarricense Daniel Soto contó a AmeliaRueda.com que mientras la prensa norteamericana calificaba a la enfermedad como el virus rosa —por su relación con la comunidad gay— sus ganas de luchar por una sociedad más justa e igualitaria fueron creciendo.

“Nos conocimos y nos enamoramos en un momento difícil de la historia sin embargo, esto no impidió nuestro amor ni las ganas de seguir buscando más espacios inclusivos para una población a la que le arrebataron fácilmente sus derechos” , dijo.

Desde ese momento, el impacto de esta lucha fue más allá de una promesa, Soto un antropólogo de 65 años decidió utilizar su plataforma en la unidad de servicios internacionales para sensibilizar y educar a la comunidad estudiantil de la Universidad de Indiana sobre la temática LGBTI+.

Daniel reconoció que no fue una tarea sencilla porque el odio y la ignorancia sobre las las personas homosexuales era muy fuerte en esa época, en especial en las personas jóvenes.

“Había mucha homofobia latente en el país y en especial en la zona donde vivíamos (Indiana), conforme fui trabajando llegué a conocer casos de universitarios que admitían que nunca en su vida habían conocido a una persona gay o lesbiana y que al igual que las parejas heterosexuales también tenían derechos”

“La educación era clave para lograr dejar atrás muchos prejuicios arraigados a la comunidad LGBTI+”, recordó.

En el caso de Gary Poole, su activismo social se concentró a través del mundo de la composición y la música, mientras se desempeñaba como cantante de ópera en diferentes orquestas de la ciudad de Indiana, al oeste de los Estados Unidos.

Más allá del matrimonio

La pareja admitió que al inicio—en sus años de juventud— la batalla por el reconocimiento del matrimonio igualitario como un derecho de la población LGBTI+ no encabezaba la lista dentro de sus luchas sociales, al menos las primordiales.

Sin embargo, con el paso de los años y conforme sus edades fueron avanzando, el tema empezó a cobrar relevancia, no por la idea de celebrar una fiesta o una ceremonia sino por un tema de reconocer sus derechos patrimoniales al igual que las demás parejas.

Daniel explicó que en Estados Unidos y en muchas otras partes del mundo para tomar decisiones “clave”, como el acceso a seguros médicos o el derecho a la herencia debe existir la figura legal que reconozca el matrimonio

“Al principio no fue prioridad pero cuando entendimos la relevancia que tiene el matrimonio; que va más allá de la fiesta o la celebración y vemos que se concentra en un tema de derechos humanos, comprendimos el valor y la importancia de llevar a cabo esta lucha”, explicó Daniel.

Lea:Conservadores de EE.UU. tiran la toalla frente a las bodas gay

Tras una larga espera, el 26 de junio del 2011, la ciudad de Nueva York se convirtió en el sexto estado del país en adoptar el matrimonio igualitario en su legislatura.

La votación del proyecto se desarrolló en un ambiente de extrema polarización, donde era difícil vislumbrar con claridad un posible resultado sin embargo, minutos antes de iniciar la sesión oficial, el senador republicano Stephen Saland, anunció su voto afirmativo, rompiendo el equilibrio a favor de la legalización del matrimonio igualitario.

Finalmente, la iniciativa de ley que permite las bodas de personas del mismo sexo contó con 33 votos a favor y, 29 votos en contra.

Tras conocer esta noticia, Gary y Daniel no lo pensaron dos veces y cuatro meses después, el 28 de noviembre del 2011 estaban registrando oficialmente su matrimonio, en la ciudad que los reunió por primera vez.

“Fue muy emotivo porque logramos casarnos en el lugar donde nos conocimos, eso le dio un significado más especial a nuestra historia”, afirmaron.

Para Daniel y su esposo Gary, el impacto de la legalización del matrimonio igualitario empezó a ser notorio en sus situaciones cotidianas del día a día, por ejemplo al llenar un formulario o en la solicitud de trámites de bancarios.

Ambos recuerdan que el momento que más lo marcó y que los hizo entender que su unión es real fue cuando en el aeropuerto de Nueva York en los procesos de migración, un dependiente les preguntó si eran familia y pudieron contestar con plena seguridad que sí.

Matrimonio igualitario en Costa Rica

La noticia del fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que obliga al estado costarricense a garantizar el matrimonio entre parejas del mismo y que además, estableció un plazo de 18 meses para su entrada vigencia, tomó por sorpresa a Gary y Daniel.

“No lo podíamos creer, después de tantos años, después de 38 años, fue una alegría tan inmensa saber que en mi propio país nos iban a reconocer ante la ley, que nuestro amor iba a dejar de ser ilegal, fue una emoción que jamás pensamos que iba a llegar”, dijo Soto.

Tras conocer que el 26 de mayo en Costa Rica se iba a legalizar el matrimonio entre parejas del mismo sexo, la pareja organizó un viaje para inscribir de manera oficial su unión. Su llegada al país estaba planeada para finales del mes de marzo sin embargo, por el cierre de fronteras producto de la pandemia su visita tuvo que ser reprogramada.

“Fue muy triste porque realmente queríamos estar el 26 en el país pero, entendemos y acatamos todas las medidas sanitarias que se están tomando para nuestro resguardo. Tuvimos que posponer nuestra llegada pero pronto estaremos ahí para celebrar con nuestros amigos y familiares”, mencionaron.

Para Daniel y Gary, la entra en vigencia del matrimonio igualitario es un hito histórico en la lucha por la reivindicación de los derechos de la comunidad LGBTI+, sin embargo recuerdan que la lucha sigue y para lograr una verdadera igualdad hay muchas más batallas por librar.

“Todavía hay mucha homofobia y odio en la sociedad, para muchas personas el solo hecho de existir es una amenaza, por ellos es que tenemos que seguir y no rendirnos nunca, porque la historia no acaba aquí”, concluyó Daniel.