Director del México ve "un poco difícil" resolver en tres meses atrasos en cateterismos

previsión​Sala Constitucional ordenó al centro médico resolver listas de espera en el plazo establecido

El director del Hospital México, Douglas Montero, admitió que será "un poco difícil" cumplir con el plazo de tres meses ordenado por la Sala Constitucional para resolver los atrasos en la lista de espera por cateterismos cardíacos, pese a los esfuerzos que realizan para solventar el problema.

Montero señaló que las labores actuales se enfocan en la depuración de las listas y en el otorgamiento de citas a los cardiópatas que tienen más tiempo aguardando por el procedimiento.

Director del Hospital México, Douglas montero

El director del centro médico señaló que para suplir la necesidad han optimizado el uso de las salas de cirugías y los equipos, así como con la aplicación de procedimientos en jornada extraordinaria.

El Hospital México atiende en promedio entre 7 y 10 pacientes en horario diurno y entre 3 y 4 por jornada nocturna. A estos hay que sumar los cardiópatas que requieren de la intervención de manera urgente, que puede llegar a ser de hasta tres personas.

DIRECTOR DEL HOSPITAL MÉXICO, DOUGLAS MONTERO

Montero manifestó además que están llegando al tope de la capacidad para resolver las listas de espera tanto de equipo médico como del personal.

"Esto tiene un tope porque el personal se va cansando porque está trabajando horas extra todos los días, y el equipo también tiene un tope porque si se usa en exceso puede empezar a generar fallas", agregó.

La Sala Constitucional resolvió varios recursos de amparo contra el centro médico y estableció el plazo de tres meses a partir de la notificación para resolver la situación.

La jefa del servicio de Cardiología del Hospital México, Sofía Bogantes, denunció en abril anterior que 137 pacientes de ese centro médico murieron a la espera de ser sometidos al procedimiento de cateterismo, la mitad de ellos con más de tres años de aguardar la cita en el hospital.

Después de salir a la luz la problemática, la Asamblea Legislativa, la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), la Defensoría de los Habitantes y el Ministerio Público abrieron investigaciones para determinar las responsabilidades por los atrasos en la atención de los cardiópatas.