Discusión por costos entre gobierno y banqueros atasca pago electrónico en buses

negociaciónComisión de bancos, costos de tarjetas prepago y responsabilidades por fraude están en punto muerto

Diferencias de criterio entre las autoridades del gobierno y las entidades bancarias frenan la implementación del sistema de pago electrónico en buses, admitió el viceministro de Transportes, Sebastián Urbina.

La discusión se centra en la comisión que pretenden cobrar los bancos, el costo de las tarjetas prepago y en las responsabilidades en caso de fraude.

Viceministro de Transportes, Sebastián Urbina

Urbina detalló que los bancos quieren cobrar una comisión de 2,5 por ciento por el pago electrónico de la tarifa de bus cuando se realice con tarjetas de crédito ó de débito.

Para los usuarios que no tengan cuenta en alguna entidad financiera se tiene previsto el uso de tarjetas prepago. La adquisición del plástico tiene un valor aproximado de $5, lo que a criterio del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT), es muy caro.

Una alternativa que valoran el MOPT es traer a escena el Sistema Nacional de Pagos Electrónicos (Sinpe) un tema aún no abordado en la agenda de discusión.

Finalmente, todavía no existe un acuerdo acerca de las responsabilidades en caso de que suceda un fraude con el uso de las tarjetas en los buses.

El viceministro recalcó que el debate está en un punto muerto y hasta que no exista consenso el proceso no avanzará.

VICEMINISTRO DE TRANSPORTES, SEBASTIÁN URBINA

Urbina continúa esperanzado en que este sistema se pueda poner en marcha en el 2016, la misma expectativa que tuvo para el 2015, sin que se lograra la implementación de este sistema.

Una vez que se logre una negociación satisfactoria, el MOPT contratará a Gobierno Digital para que se haga cargo de finalizar los términos de referencia y sacar a concurso el cartel de licitación para la empresa que desarrollará el sistema.

El pago electrónico forma parte del Programa de Modernización del Transporte Público: Modalidad Autobús, que tiene como objetivo sectorizar las rutas e integrarlas a otros servicios complementarios como taxis y tren.

Una de las novedades que acompañarían este sistema es el lanzamiento de una aplicación móvil que informe en tiempo real a los usuarios sobre el lugar por el que viene el autobús.