No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

EE.UU fracasa en intento de traerse abajo con amenazas resolución a favor de lactancia materna​

​Gobierno de Trump buscaba los intereses de fabricantes de fórmulas para bebés en Asamblea Mundial de la Salud

Delegados gubernamentales de los Estados Unidos fracasaron en su intento de traerse abajo una resolución para alentar la lactancia materna en el marco de la Asamblea Mundial de la Salud.

Según cita este domingo el diario The New York Times, diplomáticos norteamericanos adoptaron los intereses de las empresas privadas que se dedican a la fabricación de fórmulas para bebés e hicieron lo posible para evitar que el documento saliera, incluso recurriendo a amenazas en contra de otros Estados que promovían el voto.

Las deliberaciones se pusieron cuesta arriba cuando los delegados de Estados Unidos intentaron en primera instancia eliminar una parte del texto que llamaba a los miembros de la Asamblea, adscrita a la Organización de Naciones Unidas (ONU), a "proteger, promover y apoyar la lactancia materna". Además, querían quitar otra parte del documento que instaba a restringir la promoción de productos alimenticios para menores de edad que se consideran nocivos para la salud.

Al no obtener el apoyo de sus pares, los diplomáticos norteamericanos amenazaron a países, como el proponente Ecuador, de imponer sanciones comerciales y retirar respaldo militar, lo que provocó que el gobierno ecuatoriano se echara para atrás, según relata el diario a partir de testimonios de personas que estuvieron en las discusiones y que solicitaron el anonimato.

Esta táctica de Estados Unidos surtió efecto en otros países de África y América Latina, quienes en un principio apoyaron la resolución, pero que tras estas acciones se fueron quedando al margen, de acuerdo con las declaraciones de funcionarios de Uruguay, México y Estados Unidos.

Los representantes norteamericanos hasta sugirieron el retiro de apoyo económico a la Organización Mundial de la Salud (OMS) si el texto pasaba.

"Lo que sucedió fue el equivalente a un chantaje, con los Estados Unidos reteniendo al mundo como rehén e intentando anular casi 40 años de consenso sobre la mejor manera de proteger la salud de bebés y niños pequeños", dijo al The New York Times la directora del grupo de defensa de la organización británica Baby Milk Action, Patti Rundall, quien estuvo en las deliberaciones.

Fue hasta que Rusia intervino en favor de la medida para que el gobierno estadounidense se echara para atrás en su intento por boicotear la resolución.

Finalmente la resolución conservó la mayoría del texto original, no sin que Estados Unidos lograra arrancarle una parte donde se pedía a la OMS dar apoyo técnico a los estados miembros para buscar detener la promoción inapropiada de alimentos para bebés.

No es la primera vez que el gobierno de Donald Trump se alía con los intereses de las grandes empresas. Incluso, en esta misma Asamblea celebrada en Ginebra se trajeron abajo una resolución que apoyaba el establecimientos de impuestos a gaseosas en aquellos países que luchan contra la obesidad.rum