No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación
Vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, durante una actividad.

EE.UU. sanciona a vicepresidenta de Nicaragua por violar derechos humanos

​No podrá ingresar a suelo estadounidense ni tampoco hacer transacciones con empresas y ciudadanos de dicho país 

Estados Unidos sancionó a la vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, con no poder ingresar a ese país y tampoco poder hacer transacciones con empresas y ciudadanos estadounidenses.

La sanción la dio la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos e incluye a Murillo y a un colaborador cercano del presidente Daniel Ortega, Néstor Moncada Lau.

Ambos son señalados de corrupción desenfrenada, desmantelamiento de las instituciones democráticas, violaciones a los derechos humanos y explotación de recursos públicos de Nicaragua para beneficio propio.

El Departamento del Tesoro estableció que a partir de este momento cualquier propiedad de los sancionadas por esta oficina, que esté bajo la jurisdicción de los Estados Unidos, debe ser bloqueada y se debe informar a esa instancia del gobierno estadounidense.

"La vicepresidenta Murillo y sus operadores políticos han desmantelado sistemáticamente las instituciones democráticas y han saqueado el erario de Nicaragua para consolidar su control en el poder. Esta administración está comprometida a responsabilizar al régimen de (Daniel) Ortega por las protestas violentas y la corrupción generalizada que han llevado a la muerte de cientos de nicaragüenses inocentes y han destruido su economía", dijo el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

"El Departamento del Tesoro tiene la intención de garantizar que los empleados internos del régimen Ortega no puedan acceder al sistema financiero de los Estados Unidos para obtener ganancias a costa del pueblo nicaragüense", añadió el comunicado.

En julio pasado EE.UU. ya sancionó al jefe de la Policía de Nicaragua, Francisco Díaz, al vicepresidente de la petrolera Albanisa, Francisco López, y a Fidel Moreno Briones, secretario general de la Alcaldía de Managua, con las mismas medidas.

Las protestas ciudadanas iniciaron el 18 de abril en Nicaragua como protesta a la fallida reforma del seguro social, sin embargo continuaron pidiendo la salida de Ortega y Murrillo. Estas manifestaciones han dejado más de 300 personas muertas.