EE.UU.: Unos 6.000 reos con penas bajas serán liberados anticipadamente

Liberación​La mayoría de los 6 mil presos pasarán por hogares o centros de rehabilitación antes de ser liberados, bajo supervisión, en al ámbito social

Estados Unidos se prepara para liberar unos 6.000 prisioneros, considerados de bajo riesgo de reincidencia, que se beneficiaron de una reducción de sus sentencias, gracias a una ley que busca reducir el hacinamiento en las cárceles.

Los reos saldrá libres alrededor del 1 de noviembre próximo, un récord histórico para un excarcelación grupal en el país. La medida apunta a delincuentes primarios y adictos condenados en casos menores de droga, según el diario Washington Post.

El Secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, aplaudió la decisión estadounidense en un comunicado, exigiendo se "ofrezca un grado de compensación a las personas que han sido sometidas a penas de duración desproporcionada por delitos de drogas no violentos".

Un tercio de ellos son inmigrantes, sin permiso de residencia, y serán trasladados a centros de detención antes de ser deportados de Estados Unidos.

Esta ley es obra del exsecretario de Justicia Eric Holder, para quien se había convertido en una prioridad "aligerar la carga de las prisiones superpobladas" de Estados Unidos.

La Comisión de sanciones de Estados Unidos, encargada de armonizar la labor de los tribunales federales y de asesorar al ejecutivo y a la legislatura en política criminal, fue quien dirigió la reforma presentando una enmienda al Congreso.

Concretamente, reduciendo los niveles punibles para delitos por posesión de drogas, la Comisión permitió a miles de traficantes menores y adictos escapar a la aplicación automática de penas duras.

La medida tiene también efecto retroactivo, a partir del 1 de noviembre de 2015, por lo que miles de delincuentes encarcelados por delitos menores pueden acogerse a ella.

Contactada el miércoles, la Comisión no confirmó la liberación el 1 de noviembre de unos 6.000 reclusos, pero entregó información en ese sentido.

"Hemos recibido documentos de la corte sobre 17.446 casos de los que nos hemos ocupado hasta el 3 de agosto de 2015. De éstos, los tribunales han acordado una reducción de la pena en 13.187 casos", dijo Matt Osterrieder, experto de la Comisión.

Según la entidad, más de 46.000 prisioneros podrían a largo plazo ver su pena reducida.

Mientras la población estadounidense aumentó 30 por ciento desde 1980, la población carcelaria subió un 800 por ciento en igual período.