El azaroso viaje nocturno de los migrantes en Hungría

Trayecto​Al llegar a la frontera serbo-húngara, la mayoría de migrantes ya ha cruzado Turquía, Grecia, Macedonia y Serbia

Bajo un cielo estrellado, los migrantes surgen de los maizales y en una vía férrea. Vienen de la vecina Serbia y cruzan la frontera húngara en grupos. Las luces giratorias de los vehículos policiales iluminan sus caras.

Pasados unos minutos, estos grupos se convierten en columnas de migrantes que caminan hacia la autopista que lleva a Budapest, donde serán bloqueados de nuevo por policías húngaros muy nerviosos.

La carretera que lleva a Roszke, un pueblo fronterizo a 170 km de Budapest, está cubierta de mantas, zapatos y comida abandonada. Los migrantes, principalmente sirios, ya han pasado por Turquía, Grecia, Macedonia y Serbia.

"¡Siria! ¡Siria!" y "Se acabaron los campamentos", gritan a la cara a los policías húngaros.

"No queremos vivir más en campamentos en Hungría ni en ningún otro sitio, las condiciones son horribles, hace demasiado frío y todo está sucio, huele mal", cuenta una joven siria de Damasco, en un inglés perfecto.

Agitando las manos, otros migrantes gritan: "¡Queremos irnos, déjennos pasar" y "Germany, Germany". Un policía contesta: ¿Es Alemania la que os ha enviado aquí?; otro presiona la mano contra la cara de un migrante ordenándole que se calle.

Pero los migrantes consiguen hacer retroceder a los policías desplegados y se abren paso con sus bolsas de plástico y sus hijos dormidos en brazos para ir a pie a Budapest.

A unos kilómetros de allí, Roszke, un pueblo de casas con las persianas bajadas donde las campanas de las iglesias suenan cada hora, parece indiferente a su situación.

Pese al frío, unos voluntarios austríacos caminan por la carretera distribuyendo platos de comida caliente y botellas de agua a los migrantes, envueltos en mantas. El termómetro ronda los cuatro grados por la noche.

A unos 200 metros de allí, unos sirios llegan a una gasolinera. Hay camiones y coches estacionados. "Buscamos taxis", explica un joven sirio, "piden 200 euros por familia para llevarnos a Budapest".

De repente se escuchan gritos. A unos cincuenta metros, un cordón policial bloquea a cientos de migrantes en la autopista que lleva a Budapest.

Las autoridades húngaras enviaron autobuses iluminados por una luz amarilla tenue para llevar de vuelta los migrantes al campamento del que se fueron, en la frontera con Serbia. Los pocos migrantes que aceptan ir a los autobuses para regresar al campamento son abucheados por sus compañeros de desgracias. Un disparo de gases lacrimógenos provoca más gritos.

Otra marea de migrantes se dirige hacia la autopista de Budapest, bloqueada por policías húngaros que hicieron llegar una decena de furgones, y por otros migrantes, sentados y decididos a no moverse.

Más gritos.

Unos hombres transportan corriendo el cuerpo inanimado de un joven, aparentemente alcanzado por el disparo de gases lacrimógenos. Pasan los minutos y al final el joven es evacuado en ambulancia, ante la mirada de migrantes extenuados, sentados en el autobús que los llevará a un campamento. Sólo las luces giratorias de la policía iluminan la escena.