No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

978 ejecuciones, 553 niños: El Salvador admite cifras de peor masacre de su historia

​La matanza en la aldea campesina El Mozote en 1981 es uno de los crímenes más emblemáticos de la guerra civil salvadoreña

Por primera vez en 36 años, el Estado de El Salvador oficializó el número de víctimas asesinadas en el caserío El Mozote por el Ejército de ese país entre el 11 y el 13 de diciembre de 1981, la peor masacre de su historia ocurrida en el marco de la guerra civil (1980-1992). Los militares asesinaron a 978 personas; 553 de ellos eran niños, doce que no había nacido.

El reconocimiento oficial lo dio a conocer el diario digital salvadoreño El Faro, que obtuvo las cifras del “Registro único de víctimas y familiares de víctimas de graves violaciones a los derechos humanos durante la masacre de El Mozote”, que administra directamente la presidencia de la República de ese país. El registro da cumplimiento a una sentencia de 2012 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, año en que, por fin, el gobierno salvadoreño admitió la masacre que había negado durante 31 años.

El registro de víctimas, señala el diario salvadoreño, incluye, además de las 978 personas ejecutadas, a 604 de sus familiares, a 47 sobrevivientes y a 29 personas que fueron desplazadas por los operativos militares en El Mozote y lugares aledaños, reconociendo en total, a 1.658 víctimas de la masacre.

Décadas de impunidad

Considerada como uno de los peores atentados contra civiles perpetrados por un ejército en América Latina en tiempos modernos, la matanza la ejecutó el Batallón “Atlacatl” de la Fuerza Armada de El Salvador, unidad que se creó en marzo de 1981 entrenada bajo la asesoría y supervisión de militares de los Estados Unidos de América para la lucha contrainsurgente.

A las víctimas -campesinos, ancianos, hombres, mujeres y niños- los militares los acusaron de ser colaboradores de la guerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), que en 1992, con el fin de la guerra civil, se transformó en partido político y está en el poder desde 2009.

Hasta hoy impune, la masacre se dio a conocer en la opinión pública internacional el 27 de enero de 1982, cuando los diarios estadounidenses The New York Times y The Washington Post publicaron reportajes sobre El Mozote y denunciaron la matanza de civiles culpabilizando de ello al Ejército salvadoreño.

Tanto la junta de gobierno de El Salvador, como la embajada de Estados Unidos, descalificaron los artículos y cualquier relato en esa dirección de "propaganda izquierdista".

Tras el fin de la guerra civil, una Comisión de la Verdad creada en 1993 por la ONU señaló a los militares como responsables de la masacre, documentada a lo largo de los años mediante exhumaciones de centenares de osamentas.

Durante 23 años, el clamor de justica de los familiares de las víctimas chocó en los tribunales de justicia salvadoreños con una Ley de Amnistía aprobada en 1993 para perdonar las atrocidades cometidas en la guerra, ley que en el 2016 fue declarada inconstitucional.

Con el fallo de la Corte Suprema de El Salvador se abrió paso a las investigaciones penales de unos 30 crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra cometidos por militares, funcionarios públicos y guerrilleros descubiertos por la Comisión de la Verdad, entre ella la de El Mozote. Por este caso se juzga penalmente al exministro de la Defensa general José Guillermo García y a 17 militares.

La guerra civil salvadoreña, que concluyó en 1992 con la firma de acuerdos de paz gobierno-guerrilla, dejó más de 75.000 muertos, más de 7.000 desaparecidos y pérdidas millonarias a la economía.