No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación
Empresa tica desarrolló el primer motor de combustibles líquidos de Centroamérica

Empresa tica desarrolló el primer motor de combustibles líquidos de Centroamérica

​El motor llamado "P-5" se desarrollo en la provincia de Heredia luego de más de un año de investigación

La compañía emergente AREX fundada en Costa Rica por Roy Ramírez, un joven de 21 años, desarrolló en el país el primer motor de combustibles líquidos de Centroamérica y el Caribe llamado "P-5".

La investigación se realizó de forma privada por más de un año en Heredia e incluyó un estudio de mercado donde se analizaron más de 300 cotizaciones de 48 compañías de manufactura de 16 países diferentes.

Se diseñaron tres inyectores distintos de cohete y se elaboraron dos de ellos con pruebas en el Laboratorio de Propulsión Zucrow (el laboratorio de propulsión académico más grande del mundo).

Pruebas

Parte de las pruebas que realizó la empresa AREX para determinar la funcionalidad del motor. Foto: Roy Ramírez.

"Se construyó un banco de pruebas con un sistema mecánico-eléctrico controlado a distancia a través de un software, y se hicieron alrededor de más de 120 pruebas del sistema (con y sin combustión). El 14 de agosto los sensores confirmaron la existencia de las condiciones que definen un motor de este tipo, haciendo historia a nivel regional.

"En la práctica este tipo de motores se puede utilizar en microlanzadores, cohetes más pequeños que se pueden poner en órbita para telecomunicaciones o experimentos", explicó Ramírez en entrevista para Ameliarueda.com.

El joven oriundo de Sabanilla de Montes de Oca, inició sus estudios en la carrera de Ingeniería en Computación en el Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC) en 2016.

Actualmente Ramírez es estudiante de tercer año de Ingeniería Aeroespacial en la Universidad Purdue en Estados Unidos, institución conocida como la cuna de figuras como el primer y último hombre en la luna (Neil Armstrong y Eugene Cernan, respectivamente).

Desafortunadamente, Roy tenía que regresar a la universidad el 16 de agosto del año pasado y con el poco tiempo que quedaba, no puedo operar el motor a más del 20% de lo planeado debido a un error en el método de ignición.

Pese a lo anterior, la investigación fue presentada en la edición número 70 del Congreso Astronáutico Internacional (IAC, por sus siglas en inglés) en Washington durante octubre anterior.

Ramírez en el IAC

Limitaciones en suelo tico

"El punto de hacer el motor en Costa Rica y no hacerlo en el laboratorio de propulsión de mi universidad, era probar que en Costa Rica se puede. Claro esto significó un reto mayor, pero este primer sencillo motor sirvió como un conejillo de indias para entender las implicaciones en el desarrollo de motores de este tipo en suelo nacional”, detalló.

"Este proyecto fue toda una experiencia enorme, en especial durante los meses de mayo a agosto del 2019, donde me tocó llevar la teoría a la práctica en demasiadas áreas sin realmente tener el conocimiento técnico", explicó Ramírez.

Al mantener este proyecto de carácter privado y desarrollarlo en el país, la Universidad Purdue no apoyó a Roy, por lo que tuvo que utilizar de sus propios ingresos para financiar el desarrollo del motor.

Adicional tuvo que sortear algunas chispas del oficio como un accidente que sufrió.

"Me herí por error, mi abuelo fue mi único ayudante y él me estaba sujetando un pedazo de tubo y yo lo estaba cortando y alguno de los dos soltó uno de los lados.

"Me clavé una navaja suiza al sacarla note que la herida era profunda, pero si me detenía no me iba a alcanzar el tiempo y entonces agarré cinta eléctrica y vámonos", confesó el joven.

Motor

Ensamble del motor. Foto: Roy Ramírez.

A los jóvenes que quisieran dedicarse a la ingeniería espacial Roy les aconsejó tocar puertas hasta que alguna se abra.

"Como me dijo mi papá la puerta ya está cerrada, tocándola no se pierde nada, y lo más importante es que si lo logran, se acuerden de donde vienen y que ojalá tengan el deseo de aportar al país.

"Este motor es simplemente un primer paso que busca inspirar a los demás ticos con oportunidades similares en el extranjero a querer aportar al país de vuelta en el ámbito aeroespacial”, concluyó.

Ahora, Ramírez viajará a Francia a estudiar un semestre de intercambio y buscará más conexiones de trabajo que puedan beneficiar a más ticos.