No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación
    • VozYVoto.org
    • DataBaseAR.com

En "una semana mala" en Crucitas, un coligallero gana al menos ¢500 mil, estima líder regional

​Comunidades reclaman que bloqueo ambientalista imposibilita desarrollar la zona

En "una semana mala" en Crucitas, un coligallero gana al menos ¢500 mil. Algunos de ellos pueden obtener ganancias, a raíz de la extracción ilegal de oro, de hasta los ¢5 millones al mes. A ello hay que adicionarle que la conversión del mineral a dinero se da el mismo día y en el propio lugar.

La conclusión se extrae de las estimaciones de la Cámara de Comercio, Industria y Turismo de la Zona Norte, las cuales fueron dadas a conocer la mañana de este lunes en el programa radiofónico Nuestra Voz por su presidente, Marco Solís.

"En este momento hay personas que yo conozco que han estado ahí sacando oro, quienes me dicen que en una semana mala, mala, mala, en una en la que no hayan encontrado mucho, no baja de medio millón de colones. Los que están encontrando bastante hora hay gente que en el mes sale con tres, cuatro o cinco millones. Estos son, a veces, empleados de otras personas que están contratando", manifestó Solís.

Las ganancias elevadas son, a su criterio, uno de los principales motivos por los que en la región se ha dado un crecimiento importante de migrantes nicaragüenses y una mayor presencia de grupos dedicados al tráfico de drogas y armas.

Fiel reflejo de ello son los resultados que arroja el megaoperativo del 25 de octubre efectuado por el Ministerio de Seguridad Pública (MSP) en la zona, en el cual se incluye la participación de la Fuerza Pública y la Policía de Fronteras. En total, 700 personas originarias de Nicaragua fueron expulsadas de Costa Rica debido a su condición de migrante irregular en lo que va del año, 300 de ellos fueron sorprendidos en la intervención de finales del mes anterior.

Otros 100 nicaragüenses han sido puestos a la orden del Ministerio Público por haber sido capturados en flagrancia, según explicó el ministro del ramo, Gustavo Mata.

El actuar policial en el lugar ha estado acompañado por el decomiso de marihuana al menudeo, así como residuos de mercurio, cianuro, amalgama y otros químicos utilizados para extracción de oro. También se han confiscado estañones, tarros, recipientes, picos y palas.

Según Solís, la migración masiva de nicaragüenses se ve facilitada por los múltiples puntos de acceso que tienen en la frontera. A ello debe sumarse la escasez de recursos y personal con la que trabajan las autoridades correspondientes, que encima han tenido que echar una mano a los operativos en Crucitas.

La zona cuenta con 200 oficiales en distintos puntos de control, acompañados por un constante monitoreo por tierra y aire, con patrullas, aviones y helicópteros, tal y como lo manifestó Mata.

No obstante, para el presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Turismo ese esfuerzo se queda corto debido a la extensión del terreno, y a que la problemática trasciende las potestades del Ministerio de Seguridad Pública, ya que debería darse una participación activa del Ministerio de Salud y del Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE).

Solís señala que el bloqueo ambientalista al proyecto de minería frustró las posibilidades de desarrollo de las comunidades que componen el lugar, sin descuidar la incapacidad del Estado de ejercer un control en Crucitas luego de que la Sala I de la Corte Suprema de Justicia ratificara en 2011 una sentencia que anulaba el decreto firmado en 2008 por el expresidente Óscar Arias (2006-2010), que declaraba el proyecto minero de "interés público y conveniencia nacional".

"La comunidad de Crucitas, la comunidad de Coopevega, todos los pueblos de ahí hoy estarían muy diferente sino se le hubiera hecho el bloqueo, si no se le hubiera, como decimos acá en San Carlos, atravesado el caballo a lo que se tenía planeado hacerse. La comunidad es la que las paga al final", dijo el líder de los comerciantes.

Fotografía cortesía del Ministerio de Seguridad Pública.