Familias para llevar

#selloticoPuercospín anhela convertirse en la luz del hogar con sus colecciones de gatos, plantas, marineros y freaks

“Hogar”, en islandés, se dice “Heim”, según nos cuenta la última colección de Puercospín, una marca local obsesionada en convertir los espacios domésticos en escenarios para el humor y la belleza.

En su pequeña tienda de San Pedro hay lugar para toda la familia y no sólo los gatos –su segunda obsesión– tienen su propio estante, sino también los piratas, las plantas y los personajes de películas de terror.

En los rincones quedan vestigios de cada genealogía: cojines, muñecos, llaveros, libretas...

Federico Martínez dice que todo empezó cuando se propusieron darle vida a las ilustraciones de su socio, Pablo Ruiz, y que así nació Puercospín, la marca que, desde el 2012, es el sustento de ambos.

Hasta dónde los llevará este proyecto es difícil de adivinar, pero lo que cuenta es hasta dónde los ha llevado. “Al apoyar a una pequeña industria creativa, no solo estás ayudando a los dueños de la empresa, sino también a las costureras que se contratan, a quienes producen el papel o nos empacan los productos”, dice Federico, con uno de sus piratas en la mano. “Es una cadena muy grande que, sobre todo, beneficia al país”.