No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Coronavirus
En Costa Rica

+
Nuevos
+
Fallecidos
Salón
0%
UCI
0%
Siga los resultados aquí

¡Muchas gracias!

Hemos notado que nos visitas regularmente, por lo que nos interesa conocer tu opinión de que mejoras podemos realizar.

Abejas muertas

Insecticida fipronil intoxicó 80 colmenas en dos apiarios de San Ramón

​​Incidentes ocurrieron con cuatro días de diferencia, en dos distritos a 13,5 kilómetros de distancia

El insecticida fipronil intoxicó a finales de agosto las abejas que habitaban una 80 colmenas de dos apiarios en San Ramón.

Los eventos se registraron el 20 y 24 de agosto en Piedades Sur y Santiago, distritos que se sitúan a unos 13,5 kilómetros de distancia entre sí en la llamada "tierra de los poetas", indicó a AmeliaRueda.com la jefa de la oficina cantonal del Servicio Nacional de Salud Animal (Senasa), Melissa Rodríguez.

Aunque la funcionaria prefirió reservarse una estimación sobre la cantidad de insectos que murieron envenenados, el presidente de la Cámara Nacional de Fomento de la Apicultura y director de la organización Apicultores de Costa Rica, Juan Bautista Alvarado, calculó que por la época y el tiempo en la zona en la que ocurrieron los hechos, cada colmena podía tener una población de unas 50.000 abejas, para un total de cuatro millones de insectos, aproximadamente.

Rodríguez confirmó que se apersonó junto al agrónomo de Extensión Agropecuaria del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), Juan Vicente Orozco, para tomar muestras de las abejas y trasladarlas a los laboratorios del Servicio de Salud Animal, para el respectivo análisis de plaguicidas.

La prueba arrojó que la muerte de los insectos fue provocado por fipronil y su metabolito sulfona, señaló la jefa de la oficina cantonal.

"Es un agroquímico utilizado más que todo en agricultura. Supongo, yo es que no soy agrónoma, pero si no me equivoco ese producto se consigue en cualquier venta de agroquímicos del país, y si no me equivoco es de libre acceso. Normalmente es un insecticida que se utiliza para algún tipo de insecto en particular, al que le dicen picudo. Se da mucho en el chile dulce, los productores normalmente lo usan en eso. En ocasiones se utiliza en ganadería y animales domésticos, para el control de pulgas y garrapatas", explicó Rodríguez.

Consultada sobre el efecto del químico en los insectos, la especialista señaló: "En ellas lo que se presentó fue muy agudo porque los productores me comentaron que los días anteriores estuvieron ahí y todo estaba bien. Que llegan al otro día y encuentran gran mortalidad y morbilidad, es decir, gran cantidad de abejas afectadas; y las poquitas que quedaban vivas, tienen gran dificultad para volar y movilizarse.

"A lo que me comentan (los apicultores) fue probablemente la noche anterior o el día anterior y los síntomas se presentaron al día siguiente".

Los dos casos de San Ramón engrosan a cuatro la lista de envenenamiento masivo de abejas que se han presentado en lo que va del año. Los otros se dieron:

  • 9 de marzo - Insecticida con fipronil en apariencia colocado sobre la caña de azúcar usadas en unas canoas para la alimentación de ganado bovino en una finca aledaña causó la muerte de dos millones de abejas en Esparza de Puntarenas.
  • 14 de agosto - Fipronil y un fungicida ocasionaron la muerte de cinco millones de abejas en Orotina de Alajuela; caso se mantiene bajo investigación del Servicio de Salud Animal y del Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

Además, se está a la espera de que se conozcan los resultados de laboratorio de otro evento que acabó con la vida de dos millones de insectos en Turrubares de Puntarenas; la quinta y más reciente intoxicación de abejas que se ha reportado en lo que va del 2020.

Los apicultores afectados de San Ramón, según Rodríguez, no refirieron sospechosos de ocasionar los envenenamientos.

Tampoco se lograron ubicar huellas o signos de un ataque a las colmenas durante la visita de campo; ni plantaciones o fincas ganaderas en los alrededores de los terrenos donde sucedieron las intoxicaciones.

"Nosotros estamos muy en contacto con ellos, verdad, con los productores. Entonces nosotros les damos esta información y que cualquier otra eventualidad, que nos comuniquen inmediatamente. El compañero, el ingeniero del MAG, es el encargado de la parte apícola, entonces normalmente los está visitando. Pero la recomendación es que si ellos quieren seguir con la investigación, que se trasladen a la Policía Judicial", añadió la funcionaria.

La jefa cantonal del Servicio de Salud Nacional calculó que los productores afectados tienen 15 años de dedicarse a la apicultura y contra ellos nunca se han registrado quejas o denuncias de vecinos, precisamente por lo aislado de las propiedades.

Rodríguez dijo que "por lo menos en los últimos años" no se habían registrado envenenamientos de este tipo.

Lea más: Denuncian cuarto envenenamiento de abejas en lo que va de 2020; dos millones más mueren en Carara