No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Banco Nacional y el Popular allanados por anomalías en créditos para cemento chino

​Dictamen del OIJ determinó que el Banco Popular duplicó valor de propiedad que Juan Carlos Bolaños puso como garantía para un crédito

El Banco Nacional de Costa Rica (BNCR), el Banco Popular, y la Asociación Solidarista de Empleados del Banco Nacional (Asebanacio) fueron allanados la mañana de este viernes por agentes de la Policía Judicial y fiscales en busca de prueba por las supuestas anomalías en el otorgamiento de créditos al empresario Juan Carlos Bolaños, para compra de cemento importado desde China.

Las diligencias judiciales iniciaron a las 9 a. m. En el caso del Nacional, el allanamiento se realizó en las oficinas centrales, en San José. En el Popular fue en la sucursal de Pavas; mientras que el Asebanacio fue en Tibás.

"La documentación de interés de la Fiscalía General en el Banco Nacional y en Asebanacio se relaciona con el trámite de dos cartas de crédito que solicitó Bolaños para la importación de 20.000 toneladas de cemento para mayo del 2016, cada una por $900.000. Según la Fiscalía, esa fecha es la misma que, en apariencia, ingresaría al país el cargamento por el cual el Banco Popular y el Banco de Costa Rica ya habían otorgado y depositado un crédito al empresario Bolaños, destinado, según el solicitante, para la importación de ese material", informó el órgano acusador del Estado.

En cuanto al Banco Popular, la Fiscalía allanó la entidad en busca de evidencia relacionada con el avalúo de una propiedad incluida por Bolaños como garantía por el monto del crédito en ese banco.

"De acuerdo con pruebas en poder de la Fiscalía, un perito del BP valoró la propiedad en un monto determinado, pero ante una reconsideración presentada por Bolaños, ocho días después, el mismo perito valoró el inmueble en aproximadamente $1.700.000 adicionales al primer avalúo", comunicó la Fiscalía.

En un dictamen del Departamento de Ingeniería Forense en poder de la Fiscalía General se logró establecer que el valor real de esa propiedad es de la mitad del primer peritaje bancario.