No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación
Fotografía del diputado del Partido Republicano Social Cristiano (PRSC), Otto Roberto Vargas Víquez, en los pasillos de la Asamblea Legislativa el 1 de mayo de 2019

Fiscalía investiga si diputado obligó a asesor a usar su salario para pagar favores políticos

Otto Roberto Vargas asegura que se trató de un acuerdo entre dos funcionarios

La Fiscalía General de la República investiga al diputado del Partido Republicano Social Cristiano (PRSC), Otto Roberto Vargas Víquez, por aparentemente haber obligado a su exasesor legislativo, Andrés Monge Marranghello, a destinar la mitad de su salario para cancelar favores políticos.

El caso se tramita en el expediente 18-000175-0033-PE, según confirmó a AmeliaRueda.com la oficina de prensa del Ministerio Público.

La causa fue abierta por un aparente delito de concusión, que el Código Penal castiga en su artículo 355 con entre dos y ocho años de prisión.

Esa norma indica que la pena se impondrá al "funcionario público que, abusando de su calidad o de sus funciones, obligare o indujere a alguien a dar o prometer indebidamente, para sí o para un tercero, un bien o un beneficio patrimonial".

Pese a que este medio solicitó detalles de los hechos denunciados por el extrabajador, el departamento de comunicaciones del órgano acusador del Estado explicó que no es posible ampliar sobre la pesquisa debido a lo dispuesto en el artículo 295 del Código Procesal Penal.

La Procuraduría de la Ética Pública (PEP) además confirmó que tiene en estudio de admisibilidad un denuncia recibida por el mismo caso el 30 de abril de 2019.

La denuncia

Este medio tuvo acceso a la denuncia, la cual fue corroborada por Andrés Monge Marranghello.

En ella se indica que el diputado Otto Roberto Vargas Víquez le ofreció un puesto en su despacho para controlar sus redes sociales, con la condición de que la mitad de su salario -de ¢406 mil mensuales- fuese dado a Marco Montenegro Aguilar, esposo de la tesorera y excandidata a una diputación por San José del Partido Republicano Social Cristiano, Mariana Fernández Sing, con quienes tenía un compromiso relativo a la campaña. Los dos últimos son funcionarios actuales de la bancada, según el legislador.

Dicha situación, de acuerdo con el documento, ocurriría únicamente por "dos o tres quincenas"; pero en realidad se mantuvo por más de tres meses, razón por la cual Monge hizo un reclamo al congresista.

"El día 3 de setiembre, sin previo aviso, porque de hecho ese día había estado don Otto Roberto particularmente feliz con mi trabajo, me llamó al Plenario como de costumbre y para sorpresa de todos empezó como a ponerse molesto y a pedirme que borrara las conversaciones de WhatsApp", narró el exfuncionario.

Ante la negativa -asegura- Vargas lo echó y, producto de eso, Monge se descompuso y fue incapacitado por tres días.

Monge Marranghello junto al diputado Vargas.

Según el denunciante, cuando regresó se reportó al despacho del parlamentario del partido, Dragos Dolanescu Valenciano, quien le facilitó sus pertenencias pues "las cosas se habían vuelto hostiles" con el otro legislador, entonces jefe de fracción.

Aseguró que después remitió oficios a la Dirección Ejecutiva de la Asamblea Legislativa y la Dirección de Recursos Humanos; en los que además solicitó que se notificara a la Procuraduría General de la República (PGR), situación que no ocurrió.

Fue entonces cuando Monge interpuso la denuncia penal y días después la fiscala Emilia Navas Aparicio lo recibió en audiencia, pues a ella le corresponde investigar el caso por tratarse de un miembro de los Supremos Poderes.

"Pese a esto, la Asamblea simplemente me despidió (el 12 de setiembre, por abandono de labores). Ni siquiera me preguntaron qué pasó, no me permiten llevarles ningún testigo, no parece importarles el hecho de que son platas del Estado... ¡Nada!", añadió el extrabajador. Lo anterior derivó también en un proceso laboral que se sigue en el expediente 18-002904-1178-LA.

Versión contrastante

AmeliaRueda.com contactó vía telefónica al congresista Otto Roberto Vargas Víquez, quien manifestó que los señalamientos en su contra "no tienen ni pies ni cabeza".

También, el recién electo segundo prosecretario del Directorio del Parlamento aseguró que hasta ahora no ha sido notificado, aunque sí tiene conocimiento de que los seis funcionarios de su despacho fueron citados para dar su testimonio.

"Ellos fueron a declarar y efectivamente dijeron que tenían problemas con el muchacho (Andrés Monge Marranghello). Que era un muchacho agresivo, que lamentablemente distorsionaba dentro del equipo de trabajo e, inclusive, el problema más grande que suscitó fue con la secretaria Ana Rosa Palma Barboza, a quien el muchacho la quiso agredir en algún momento. A raíz de que la señora ya no quería ni siquiera estar sola con él, pues tomamos la decisión de prescindir de sus servicios", explicó Vargas.

Asimismo, el legislador aseguró que el cese quedó justificado porque el extrabajador se ausentó de sus labores.

El diputado negó haber obligado a su exasesor a realizar los pagos y afirmó que más bien eso se debió a un acuerdo entre Monge y Marco Montenegro Aguilar, pues solo había una plaza disponible. Asimismo, descartó que esto tuviese que ver con favores políticos.

"No, jamás, jamás, jamás. Eso fue un acuerdo entre ellos. Como solo una persona podía tener una plaza, entonces entre ellos tuvieron un acuerdo pero fue a título personal. Este muchacho, siento yo que a donde fue despedido, diay, trató de alguna forma de no ser destituido y que se le reintegrara a sus labores", argumentó Vargas.

Este medio intentó contactar a Montenegro para corroborar la declaración del diputado Vargas; sin embargo, este no atendió a las llamadas hechas a su teléfono celular.

A su vez se le preguntó al congresista si él solicitó a Monge que eliminara alguna conversación ante lo cual, aclaró que se debió más bien a un montaje que había realizado en una computadora sobre él y su personal.

El jueves anterior, AmeliaRueda.com solicitó a la Dirección Ejecutiva información del despido, así como de los nombramientos de Monge, Montenegro y Mariana Fernández Sing, no obstante, hasta el cierre de esta publicación no se obtuvo respuesta.