Fiscalía investiga "sabotaje" informático a sistema de planillas de la CCSS

denuncia​Caso se encuentra en la etapa de recolección de pruebas


La Fiscalía Adjunta de San José tramita la denuncia por el presunto delito de sabotaje informático, contemplado en el artículo 229 bis del Código Penal, denunciado por la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), tras detectar ingresos irregulares a su sistema informático de planillas denominado Sicere.

Vocera de la fiscalía, tatiana vargas

El caso, bajo el expediente 15-000648-0612-PE, se encuentra bajo investigación, en la etapa de recolección de pruebas, fase que es privada para personas ajenas al proceso penal, según lo estipula el artículo 295 del Código Procesal Penal, confirmó la vocera de la Fiscalía, Tatiana Vargas.

La denuncia ingresó el 13 de agosto del 2015 a la Fiscalía de Fraudes por el presunto delito de fraude informático, sin embargo, luego de la valoración inicial de la denuncia, presentada por la CCSS, la Fiscalía de Fraudes descartó la presencia de los delitos de fraude o estafa informática, por carecer de las previsiones necesarias para la configuración de esos ilícitos.

Tras un análisis se consideró que el tipo penal es el de sabotaje informático, ya que aparentemente se presentó la inutilización o entorpecimiento del sistema informático de la CCSS denominado Sistema Centralizado de Recaudación (Sicere).

La pena establecida en el Código Penal para este delito es de uno a cuatro años de prisión "a la persona que por cualquier medio accese, borre, suprima, modifique o inutilice sin autorización los datos registrados en una computadora. Si como resultado de las conductas indicadas se entorpece o inutiliza el funcionamiento de un programa de cómputo, una base de datos o un sistema informático, la pena será de tres a seis años de prisión. Si el programa de cómputo, la base de datos o el sistema informático contienen datos de carácter público, se impondrá pena de prisión hasta de ocho años".

El sistema desde hace 15 años controla y lleva registros de los aportes de patronos y trabajadores a los diferentes regímenes de pensiones y fondos de capitalización laboral.

Las autoridades confirmaron que a finales de marzo anterior se detectó un primer ataque que afectó a medio millón de usuarios, dos meses más tarde un segundo ataque vulneró otros 30.000 perfiles.