Fiscalía pide dos años de cárcel para presidente del Barcelona por caso Neymar

investigaciónBartomeu es investigado por delitos fiscales

La Fiscalía de España pidió dos años y tres meses de cárcel para el presidente del FC Barcelona, Josep Maria Bartomeu, así como siete años y seis meses para su predecesor, Sandro Rosell, por supuestos delitos fiscales en el fichaje de la estrella brasileña Neymar, informaron este lunes fuentes judiciales.

El fiscal, que también ha pedido una multa de 22,2 millones de euros (unos 24,1 millones de dólares) para el club, imputa un delito fiscal a Bartomeu, así como otros dos delitos fiscales y uno societario a Rosell, y tres delitos fiscales al FC Barcelona.

La Fiscalía presentó sus peticiones de penas después que, el 13 de marzo, el juez Pablo Ruz propuso enviar a juicio a Bartomeu y Rosell, tras cerrar la instrucción por las supuestas irregularidades fiscales en el traspaso de Neymar.

El fiscal José Perals Calleja considera en su escrito que el coste del fichaje de Neymar ascendió "como mínimo, a la suma de 83.371.000 de euros", como consecuencia de que Rosell decidió adelantar un año el fichaje de Neymar.

Sin contar con la directiva

El delantero brasileño firmó con el Barcelona por cinco temporadas en mayo de 2013, a pesar de que el Barça había previsto incorporarlo inicialmente en 2014 cuando el jugador quedara libre, para lo cual se había firmado un acuerdo en 2011.

Este adelanto del fichaje, que decidieron Rosell y Bartomeu "sin contar con la autorización de la Junta Directiva", obligó al Barça a ofrecer más dinero al jugador, de los 40 millones de euros inicialmente pactados, y a pagar al Santos el traspaso del delantero, según el fiscal.

"Con la intención de ocultar el coste real del jugador", Rosell "ideó fragmentar el pago en diversas partidas para lo que formalizó una serie de contratos" con el Santos y con empresas del padre de Neymar, titular de los derechos del jugador, "con diversos objetos y denominaciones" a lo largo de 2011, 2013 y 2014.

Sin embargo, estos contratos "tenían una misma causa el fichaje de Neymar", añade el escrito fiscal, hecho público este lunes.

En esta operación, el Barcelona habría defraudado al fisco "en los ejercicios 2011, 2013 y 2014 (...) en total la cantidad de 12,3 millones de euros".

"Pleno conocimiento"

En enero de 2014, Bartomeu se convirtió en presidente del Barcelona tras la dimisión de Rosell, y aunque ante el juez negó cualquier delito y aseguró que su predecesor había negociado solo la contratación, el fiscal cree que "tenía pleno conocimiento de la operación de contratación".

El fiscal recordó que Bartomeu, en su calidad de vicepresidente del club con Rosell, decidió con este adelantar el fichaje de Neymar y firmó "prácticamente todos los contratos de la operación".

El juez Ruz cerró el 13 de marzo la instrucción de este caso considerando que los diferentes contratos utilizados en esta compleja operación "venían a encubrir u ocultar lo que en realidad constituían un mayor coste para el FCB", con el fin de "eludir o aminorar de manera subrepticia el pago ante la Hacienda Pública" de los impuestos correspondientes a la operación.

El traspaso de Neymar originó un gran escándalo cuando un socio del club demandó a Rosell, que dimitió posteriormente por este caso, por "apropiación indebida" en el fichaje.

Tras la dimisión de Rosell el 23 de enero de 2014, la nueva dirección del club, encabezada por Bartomeu, reveló los detalles de la operación cifrando en 57,1 millones el precio del traspaso que se elevaba a 86,2 al sumar una serie de operaciones por conceptos varios firmadas en paralelo.

Esta espada de Damocles judicial podría acabar dañando a Bartomeu, candidato a su propia sucesión en las elecciones a la presidencia del club previstas para mediados de este año.

Video: EuropaPress.