Para poner tope a alquileres, fondos de inversión compran barrio entero en Nueva York

Urbanismo​La alcaldía de Nueva York anunció que el alquiler de muchos apartamentos mantendrán a un nivel accesible a las familias modestas y a la clase media

El fondo de inversiones estadounidense Blackstone y la filial inmobiliaria de la Caja de Ahorros y Colocaciones de Quebec adquirirán un barrio entero de Manhattan por $5.300 millones, y se comprometieron ante la alcaldía a poner un tope a algunos alquileres.

La operación, cuyo monto fue anunciado por la prensa y fue confirmada el martes por fuentes concordantes, abarca Stuyvesant Town y Peter Cooper Village, dos inmensos complejos residenciales construidos uno al lado del otro inmediatamente después del fin de la Segunda Guerra Mundial en el sureste de Manhattan, y que fueron inaugurados en 1947.

El lote adquirido por ambos inversores cuenta con 56 inmuebles y 11.200 apartamentos, según las mismas fuentes.

Se trata de un proyecto iniciado por el urbanista Robert Moses, quien modernizó Nueva York a marcha forzada. Inicialmente estaba destinado prioritariamente a excombatientes, pero su propósito era ofrecer viviendas a precios accesibles a la clase media.

Los dos inversores realizarán esta compra a través de una sociedad común, de la que Blackstone controlará el 51 por ciento e Ivanhoé Cambridge, filial de la Caja de Ahorros y Colocaciones de Quebec, 49 por ciento, según una fuente cercana a la operación.

Ambas empresas se comprometieron a fijar precios máximos de los alquileres de 5.000 apartamentos de Stuyvesant Town, al menos hasta 2035, y de 1.400 viviendas en Peter Cooper Village al menos hasta 2025.

El alquiler de apartamentos en Stuyvesant Town, en la actualidad inferior a los precios de mercado, se mantendrá a un nivel accesible a las familias modestas y a la clase media, indicó la alcaldía de Nueva York en un comunicado.

Este acuerdo "garantizará que (Stuyvesant Town) siga siendo el lugar de residencia de enfermeras, docentes, personal de emergencias y familias obreras", se congratuló la alcaldía en el comunicado.

El precio de operación es ligeramente inferior a los $5.400 millones pagados en noviembre de 2006 por la sociedad inmobiliaria Tishman Speyer y el fondo de inversiones BlackRock, en la mayor transacción inmobiliaria residencial de la historia de Estados Unidos. La operación, realizada en el momento de auge de la especulación inmobiliaria y apenas unas pocas semanas antes del inicio de la crisis de los "subprime" (créditos de alto riesgo), resultó desastrosa.

En enero de 2010, ambos propietarios no pudieron pagar un crédito de $3.000 millones y los acreedores asumieron el control del complejo. Desde entonces fue administrado por la empresa CWCapital.