No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Gobierno busca diálogo con sindicato del Sinart en huelga tras salida de presidente ejecutivo

​Señal de canal de comunicación estuvo fuera del aire durante unos minutos

El Poder Ejecutivo busca encontrar diálogo con el sindicato del Sistema Nacional de Radio y Televisión (Sinart) que este miércoles anunció un paro de labores luego de que su presidente ejecutivo fuera cesado por el Consejo de Gobierno un día atrás.

Según informó el Gobierno, la viceministra de Diálogo Social, Nancy Marín, y el viceministro de Trabajo, Juan Alfaro, se apersonarán a las instalaciones de la institución con la finalidad de llegar a un acuerdo con la asociación gremial.

La Seccional de la Asociación Nacional de Empleados Públicos (ANEP) del Sinart convocó a huelga este miércoles para lucha "contra la injerencia politiquera".

Al menos 130 trabajadores firmaron un manifiesto desde el jueves anterior con una serie de exigencias, entre ellas, investigar al exdirector general Pablo Cárdenas Pereira, al tiempo que solicitaba la permanencia de Mario Alfaro en el cargo de presidente ejecutivo, con el fin de evitar una paralización.

El sindicato señaló que iban a sacar del aire a canal 13 durante dos horas y media. A eso de las 6:00 a.m. no había señal, sin embargo, minutos después se restableció.

Al funcionario cesado se le investiga por supuestamente haber ayudado a que la cooperativa de un familiar suyo tramitara un crédito de ¢500 millones ante el Instituto Nacional de Fomento Cooperativo (Infocoop).

En la tramitación del préstamo, que no se concretó, se aducía que ya contaban con el visto bueno del Sinart para contratar servicios de factoreo.

Todos estos señalamientos fueron negados por Alfaro, quien este martes calificó de arbitraria la decisión tomada por el Consejo de Gobierno y añadió que está a la espera de conocer la resolución para tomar las acciones legales correspondientes.

Según el expresidente ejecutivo, a él se le cobra la salida de Cárdenas, quien era una ficha de la ministra de Cultura, Sylvie Durán. Además, el exjerarca sugirió que existe una persecución política en su contra y que hay interés en su puesto.