Gobierno decreta emergencia nacional para atender daños por lluvias en el Caribe

firma​Medida permitirá gestionar recursos para enfrentar daños y a bancos otorgar créditos a productores

El presidente de la República, Luis Guillermo Solís, firmó este martes por la tarde la declaratoria de emergencia nacional para atender los daños provocados por las lluvias en el Caribe desde el domingo 21 de junio.

Según reconoció el ministro de la Presidencia, Sergio Alfaro, las pérdidas son cuantiosas y el decreto permitirá gestionar recursos para enfrentar los daños ocasionados en infraestructura vial, centros educativos, viviendas y a productores.


Explicó que el decreto autoriza a cambiar partidas y subejecuciones presupuestarias de instituciones públicas para atender la fase de reconstrucción en las zonas afectadas.

Agregó que la medida permitirá a los empresarios afectados tener créditos en los bancos.


El funcionario precisó, a manera de ejemplo, que en el sector productivo las pérdidas ascenderán a finales del año a 20 millones de cajas de piña.

Solís dijo que la declaratoria también se activó porque podrían presentarse más eventos naturales en el transcurso del año.

En un plazo de dos meses las instituciones deben hacer un inventario detallado de daños, que servirá para elaborar el plan nacional de emergencias, que debe ser aprobado para destinar los recursos, según Alfaro.

El Poder Ejecutivo tiene a su disposición un crédito por $30 millones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que fue aprobado en noviembre de 2011 para la atención de emergencias y que no ha sido utilizado.

Para usarlo primero se debe definir cuántos recursos se requieren.

De acuerdo con un corte hecho el lunes por la tarde, el gobierno calculaba los daños en infraestructura vial y puentes en ¢7.200 millones, así como de ¢800 millones en el Ministerio de Educación Pública.

Según ese informe, brindado por el jefe de Operaciones de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), Walter Fonseca, las lluvias e inundaciones mantienen a 650 personas en 8 albergues, 216 comunidades resultaron anegadas, 23 rutas presentaban algún grado de afectación y 1.585 viviendas con daños.