Hacer ejercicio en la mañana sin desayunar previene el aumento de peso, revela estudio

#puravidaInvestigación hecha en Bélgica se concentró en hombres jóvenes y saludables

Hacer ejercicio en la mañana y sin desayunar potencia al cuerpo a quemar más grasa y evita el aumento de peso, en comparación con realizar actividad física después de comer.

Este hallazgo se desprende de una investigación que realizó el Centro de Investigación de Ejercicio y Salud de la Universidad Catolica Leuven en Bélgica.

Prevenir el aumento de peso no es lo mismo que favorecer la pérdida de kilos, explicó el profesor y autor principal de la investigación, Peter Hespel, quien dijo que los resultados son alentadores para quienes desean adelgazar.

El preparador físico de la Selección de Fútbol Femenina, José Sánchez, dijo que interrumpir el ayuno es beneficioso en términos de rendimiento físico.

Para la nutricionista Pamela Caro, el principal problema de hacer ejercicio sin comer -al menos un carbohidrato simple como una fruta- es que el cuerpo empezará a consumir músculo. Aseguró que esto es poco favorable para las personas que desean bajar o mantener su peso.

La investigación se concentró en hombres jóvenes y saludables. Los voluntarios se sometieron a un programa de 6 semanas con una dieta que consistió en aumentar en un 30 por ciento las calorías y en un 50 por ciento el consumo de grasas.

Los científicos dividieron a los participantes en tres grupos: a algunos se les pidió permanecer sedentarios, otros iniciaron un programa de ejercicios muy activo a media mañana y después de comer, el último grupo siguió el mismo plan de ejercicios, pero muy temprano y en ayuno.

Al finalizar el estudio, el grupo sedentario aumentó de peso. Sus participantes ganaron 2,72 kilos en promedio y desarrollaron resistencia de insulina o pre-diabetes.

Aquellos que se entrenaron a media mañana después de comer subieron 1,36 kilos en promedio y también presentaron problemas con la insulina.

Los participantes que se entrenaron en la mañana sin desayunar no ganaron peso, registraron niveles saludables de insulina y, para sorpresa de los expertos, sus cuerpos se mantuvieron quemando más grasas durante el día.

El autor del estudio agregó que "si estás haciendo trampa a la dieta, está demostrado que hacer ejercicio en ayuno es la opción más potente para mantener el peso".