No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Hermana del Presidente: País está preparado para pesca de arrastre sostenible

Cooperativa que lidera Vivienne Solís Rivera coordinó consulta y redacción del proyecto de ley para permitir la pesca de arrastre

Dice adversar la pesca de arrastre, pero sólo aquella que califica de irresponsable, pues asegura que con ayuda de la tecnología esta técnica se puede practicar de manera sostenible. Es más, está convencida de que Costa Rica está lista para dar ese paso.

Contra el parecer de investigadores, expertos y ambientalistas, Vivienne Solís Rivera, bióloga y hermana del presidente de la República, Luis Guillermo Solís, defiende tanto la decisión de INCOPESCA de otorgar nuevas licencias para la pesca de arrastre -ratificada esta viernes en sesión de Junta Directiva en Puntarenas-, como el proyecto de ley en la corriente legislativa desde el 2015 ideado para el desarrollo y aprovechamiento sustentable del camarón en el país

"Si usted me pregunta si estoy a favor o en contra de la pesca de arrastre, yo le digo estoy en contra de la pesca de arrastre. Hemos tenido 40 años de pesca de arrastre irresponsable”, dijo la bióloga en entrevista con AmeliaRueda.com. “Ahora si usted me pregunta a mí si se puede hacer sostenible, yo le diría que sí, porque hay tecnología. Nosotros los técnicos en biología de conservación medimos la sostenibilidad en términos de la capacidad tecnológica que tiene el ser humano para hacer menos daños, y hay elementos como la relinga, dispositivos que excluyen a las tortugas, a los peces, que es lo que se está proponiendo", manifestó la profesional con 35 años de experiencia en su área.

En los últimos cuatro años de la administración del Presidente Solís, la bióloga ha sido blanco de las críticas de pescadores artesanales de Guanacaste, de sectores ambientalistas y de grupos como la Federación Nacional y Organizaciones de Pescadores Artesanal (FENOPEA), quienes la han acusado de aprovechar el lazo filial con el gobernante para imponer sus criterios.

"Yo no tengo ningún interés particular en la pesca de arrastre, no soy ni pescadora ni tengo barcos ni tengo tierras cercanas a la costa. Soy hermana del Presidente, sí soy hermana del Presidente, y esa es una situación circunstancial", apuntó.

Fundadora de la Cooperativa Autogestionaria de Servicios Profesionales (CoopeSoliDar), Vivienne coordinó una consulta nacional para desarrollar una propuesta sobre el ordenamiento del camarón en Costa Rica tras el voto de la Sala Constitucional de agosto del 2013, el cual prohibió la pesca de arrastre debido al grave daño ambiental que produce en el suelo marino.

Del proceso surgió no sólo un proyecto de ley para regular la pesca de arrastre -que llegó a la Asamblea Legislativa bajo el expediente 19.838-, sino también la certeza en Vivienne, de que oponerse tajantemente a la técnica dejará a las comunidades afectadas sin una fuente de ingresos e incrementará el desempleo en las zonas costeras.

Según el Instituto Costarricense de Pesca y Acuilcultura (INCOPESCA) hay 3.756 personas vinculadas a la actividad a lo largo del Pacífico y Caribe costarricense que quedarían en condición de vulnerabilidad ante una prohibición total de la pesca de arrastre.

"Aunque sea una, el Estado tiene que hacerse responsable si no vamos a hacer cumplir el derecho al trabajo”, opinó la bióloga. “Para las organizaciones ambientalistas muy radicales es muy fácil decir que vean a ver qué los ponen a hacer”, añadió, señalando que hay mucha desinformación, y que una posición seria de sociedad civil y de Estado es buscar una solución antes de eliminar la fuente de trabajo.

Solís insistió en que el proyecto de ley que se envió a la Asamblea Legislativa, y que ahora un grupo de diputados quiere archivar, es clave para encaminarse hacia el aprovechamiento sostenible del recurso.

"Lo que yo veo es que la gente no ha querido leer el proyecto de ley, por ejemplo, para darse cuenta que las licencias se darían solo si se cumple con 36 principios, y quiénes van a cumplir con los 36 principios, los más chiquitos, no son los más grandes", aseveró.

De la prohibición total, asegura, lo que surgirá es la práctica ilegal que ya afecta a las poblaciones de camarón.

"El problema aquí no lo están haciendo solo los semi industriales, es que tenemos aquí 600 arrastreros ilegales, muchos de los cuales están en contra de la pesca semi industrial. Todo el mundo sabe que no hay camarón en el Golfo porque hay pesca artesanal de arrastre, entonces desde luego que quieren que se vayan los semi industriales para hacer arrastre artesanal. Nosotros no podemos gobernar este país para unos y para otros. El arrastre hecho de forma ilegal y mal acaba con todo", sentenció