Hombre estrella un carro con bombas de gas contra sede del partido de gobierno en España

Explosivos​El suceso obligó también a cerrar varias estaciones de la línea 4 de metro, dos de las cuales están muy cerca de la sede del PP

Un hombre fue detenido el viernes por la mañana tras haber empotrado su vehículo cargado con dos bombonas de gas que no estallaron, contra la sede madrileña del Partido Popular (PP), en el poder en España, anunció la policía.

"A las 7 hora local, un hombre ha estrellado su propio coche contra la fachada de la sede del PP de Madrid, calle Génova", declaró una portavoz de la policía de Madrid, quien señaló que no hay "nadie herido".

"A bordo había dos bombonas de butano y una sustancia que todavía tenemos que analizar", añadió otra portavoz policial, que no pudo confirmar que si, como afirman los medios, se trata de abono industrial, cuyos componentes tienen propiedades para ser usados como explosivos.

En un primer momento, la policía informó de un "artefacto explosivo" que no habría explotado, añadiendo que el hombre afirmó a los agentes que "era un empresario que había perdido todas sus propiedades".

Posteriormente, la investigación concluyó que se trata de un joven desempleado de la provincia de Teruel, a unos 220 km al este de Madrid, con problemas psicológicos y que nunca ha tenido ninguna empresa.

Se trataría de un joven llamado Daniel Pérez Berlanga, de 37 años, según fuentes de la investigación.

La policía acordonó un amplio perímetro alrededor de la sede del partido de Rajoy, muy cercana a la céntrica Plaza de Colón, en el paseo de la Castellana, la principal arteria madrileña, causando grandes atascos en plena hora punta, cuando muchos madrileños acuden a sus trabajos.

El suceso obligó también a cerrar varias estaciones de la línea 4 de metro, dos de las cuales están muy cerca de la sede del PP, aunque el tráfico ya ha sido restablecido.

Decenas de personas tuvieron que esperar en el límite de los cordones policiales antes de poder acudir a su trabajo.

"Dije que tenía que trabajar, pero me dijeron que no podía, que hubo un atentado o algo así", relató a la AFP, Giuseppe di Bella, un abogado italiano de 28 años, que trabaja cerca de la sede del PP.