No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Iglesia chilena deberá pagar indemnización a víctimas de abusos de un exsacerdote

​Fernando Karadima ya fue expulsado por el papa Francisco, la sanción más fuerte que el pontífice puede dar

La justicia ordenó a la Iglesia chilena pagar una indemnización de $671 mil a las víctimas de abusos sexuales del exsacerdote Fernando Karadima, confirmaron este domingo los beneficiados del fallo judicial.

La Corte de Apelaciones de Santiago revocó un dictamen anterior y determinó fallar en favor de Juan Carlos Cruz, José Andrés Murillo y James Hamilton, quienes demandaron a la Iglesia por su negligencia y haber encubierto las denuncias de abuso sexual sufridas a manos de Karadima, expulsado de la vida sacerdotal por el papa Francisco en septiembre pasado.

"Nos alegramos profundamente, ha sido un camino muy largo (…) este fallo debiera marcar el fin de la impunidad en materia de abuso sexual clerical", indicó un comunicado de los tres denunciantes.

Lea: Papa expulsa de la Iglesia a sacerdote condenado por abuso sexual a menores en Chile.

El tribunal chileno emitió su fallo el jueves, pero el texto de este no ha sido dado a conocer, por lo que las víctimas esperan que en los próximos días se revele el detalle del dictamen.

La Iglesia chilena, que no emitió su parecer sobre este fallo, puede presentar una apelación ante la Corte Suprema.

Karadima, de 88 años, influyente formador de varios obispos, había sido suspendido de por vida de sus funciones por el Vaticano en el 2011, tras ser condenado por abuso sexual a menores cometidos en las décadas del 80 y 90 en la parroquia de El Bosque, en una zona exclusiva de Santiago.

Lea: Papa expulsa a otros dos obispos chilenos por abuso sexual a menores.

El caso de los abusos sexuales cometidos por Karadima es uno de los más emblemáticos en Chile por la influencia de este sacerdote dentro de la Iglesia chilena, institución que padece la peor crisis de su historia por los centenares de religiosos denunciados por pederastia.

"El Estado chileno se está poniendo al día a través de la justicia para que, independiente del poder de una organización, todos deban responder por sus actos, especialmente si tienen a su cargo el cuidado de niños, adolescentes y personas vulnerables", agregó el comunicado de las víctimas.

Hasta ahora, el papa Francisco aceptó la renuncia de siete obispos chilenos, expulsó del sacerdocio a otros dos obispos eméritos y a los sacerdotes Karadima y Cristián Precht, este último reconocido defensor de los derechos humanos durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

En paralelo, la justicia chilena mantiene 119 causas abiertas por casos de abusos cometidos o encubiertos por obispos y sacerdotes.