No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación

Impuesto a pensión de expresidentes y alza en renta entre principales cambios a reforma fiscal

​Comisión tiene previsto reunirse el lunes para analizar últimas mociones.

Un aumento en el porcentaje del impuesto de renta que deberán pagar las personas de mayores ingresos, así como la creación de un impuesto a la pensión que reciben los expresidentes de la República, forman parte de los cambios que los diputados han aplicado al proyecto de ley de reforma fiscal. Se prevé que la iniciativa supere su etapa de comisión la próxima semana para entrar en su discusión final en el plenario legislativo.

Durante las últimas semanas los miembros de la comisión especial de la Asamblea Legislativa encargada de analizar y modificar la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas ha propuesto variantes al texto, de los cuales cerca de una decena han recibido su aval. La iniciativa se tramita bajo el esquema de vía rápida, que significa que existe un plazo máximo para discutir los cambios y votarlos. En caso de que no alcance el tiempo, las mociones que no fueron discutidas se desecharán.

En el caso del impuesto de renta que deben pagar los trabajadores por sus ingresos, se aprobó una nueva tabla que afecta en especial a aquellos que perciben más recursos. Esto toca a todos los asalariados, pensionados o sobre cualquier tipo de ingreso que reporte.

En la actualidad, aquellos que ganan menos de ¢799 mil mensuales están exentos de pagar este tributo, quienes ganan entre ese monto y hasta ¢1.199.000 deben pagar un 10% sobre el excedente y a partir de este último salario un 15% sobre el excedente.

Esto significa que si un trabajador gana ¢1 millón al mes, debe pagar un 10% sobre los ¢201 mil que excede; es decir, ¢20.100.

Con la nueva tabla se eleva el monto exonerado y se comienza a pagar a partir de ¢1.199.999 hasta los ¢2.103.000, en cuyo caso pagará un 15% sobre el exceso. A partir de ese monto y hasta ¢4.205.000 pagará un 20%, y en montos superiores a ese ingreso pagará un 25%.

Este cambio, como todos los aplicados, están todavía sujetos a la aprobación en el plenario, donde todavía puede sufrir variantes.

Respecto al impuesto a la pensión de los expresidentes, el proponente de la moción, el oficialista Ottón Solís, planteó que esta pasará de unos ¢4 millones -monto actual- a cerca de ¢2.250.000.

"Se establece que la pensión de expresidentes no sobrepase más de un 50% la pensión máxima que otorga la Caja... yo por aparte tengo un proyecto de ley para eliminar este régimen no contributivo y que los cuatro años pasen a contar como cualquiera en su número de cuotas y aportes al IVM", dijo el legislador.

La moción aprobada afectará también a las exprimeras damas, las cuales tienen acceso a esta pensión en caso de viudez.

A nivel general, dentro de lo aprobado hasta esta semana existen cambios respecto a incentivos de los funcionarios, la participación de jerarcas en juntas directivas, las remuneraciones, anualidades e indemnizaciones de los trabajadores.

Por ejemplo, se establece que el incentivo al que tienen derecho los funcionarios por su excelencia no deberá sobrepasar en un 1,94% el monto de un salario base (aproximadamente ¢431 mil).

A los trabajadores no se les podrá pagar pluses por discrecionalidad o confidencialidad, algo que afecta en especial a trabajadores de Casa Presidencial. Tampoco se les podrá premiar por cumplir bienios, quinquenios o cualquier otro tipo de acumulación de años, distintos a las anualidades y aquellos beneficios ya estipulados actualmente en convenciones colectivas.

Si un funcionario público, en especial un jerarca, trabaja para alguna entidad en competencia (por ejemplo el ICE, o el INS), su salario no podrá sobrepasar los 30 salarios base mensuales, cerca de ¢12,9 millones.

Dentro de los cambios aprobados también se impone topes en materia de juntas directivas y la participación e ingresos a los cuales tienen derecho los funcionarios, y se regulariza el esquema de cesantía para que nadie pueda tener derecho a más de ocho años, y se regule bajo el esquema establecido en el Código de Trabajo. Si alguien ya supera ese monto se le respetará el beneficio, sin que este sobrepase los 20 años.

El proyecto

El texto base establece entre otros aspectos pasar de un impuesto de renta a un impuesto de valor agregado, y en ese sentido propone establecer un impuesto del 15% a las pensiones complementarias y voluntarias.

El impuesto corresponde a las ganancias de capital y toma en cuenta los planes a los que se acojan beneficiarios del Régimen Obligatorio de Pensiones y de los planes voluntarios.

El plan también promueve iniciativas para generar disciplina en la asignación del gasto público, la implementación del pago por desempeño y la introducción de un salario único para jerarcas. Se establece la responsabilidad fiscal mediante una regla que limitaría el crecimiento del gasto corriente, según la relación deuda del gobierno central-PIB. Además se promueve el establecimiento de topes para los puestos mejor remunerados.

La comisión se reunió por última vez el jueves anterior, en donde se estuvieron revisando varias mociones de los diputados Edgardo Araya del Frente Amplio y Otto Guevara del Movimiento Libertario; todas ellas desechadas.

De hecho, Guevara anunció que en lo que resta de trabajo de la comisión la dinámica de los demás integrantes será la de escucharlo a él, ya que tiene en fila más de mil mociones que pretende poner a discusión y defender, aún y cuando solo resten dos sesiones antes de que venza el plazo impuesto a la comisión.

"Me aparece doblemente gravoso por el tiempo tan corto para la tramitación de mociones y que se estén violentando los derechos parlamentarios al simplemente desechar todas las mociones que se presentarán sin una votación. Veo también la gran cantidad de pac lovers a los cuales no sé con qué cara en el PAC van a volver a ver y decirles: gracias por el apoyo y tomen el garrotazo. Ustedes les pagan a ellos con un garrotazo en la nuca, una cachetada, un zarpazo en sus billeteras", cuestionó Guevara, al criticar el apoyo de la fracción de gobierno a la reforma fiscal.

La comisión volverá a sesionar a las 9 de la mañana del lunes y está previsto para que se vuelva a encontrar cinco minutos después del plenario (6:05 p.m.). Estas serán las últimas dos ocasiones para analizar el paquete de mociones de Guevara antes de que el pleno asuma la discusión. No obstante, no hay seguridad de que la comisión pueda reunirse el lunes en la noche, ya que el plenario tiene previsto ver la posible separación del cargo del magistrado Celso Gamboa ese mismo día, lo que hace prever que la sesión pueda extenderse más allá de lo habitual.