No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación
    • VozYVoto.org
    • DataBaseAR.com

INCOPESCA es un "club de empresarios con fachada pública", denuncia científico

Renombrado biólogo y presidente de PRETOMA, Rándall Arauz, llama a reformar entidad y adscribirla a Ambiente

El acuerdo del Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (INCOPESCA) para otorgar nuevas licencias de pesca de arrastre para la captura de siete especies de camarón en las costas nacionales representa, para el científico costarricense Rándall Arauz, la más reciente evidencia de que esa entidad es una "Institución con fachada pública" detrás de la cual hay "un club de empresarios privados defendiendo sus intereses" y tomando "decisiones antojadizas", un conflicto que calificó de "corrupción".

Arauz, quien en 2010 recibió el Premio Medioambiental Goldman –considerado como uno de los galardones ambientalistas más prestigiosos en el mundo-, señaló este miércoles en el programa Nuestra Voz, que urge una reforma legal que ponga fin a la autonomía que se le otorgó en 1994 a INCOPESCA, elimine su Junta Directiva y la convierta en un órgano bajo el ala del Poder Ejecutivo, adscrito al Ministerio de Ambiente. De esta forma, comentó, ya no habrá Presidente de la República que pueda excusarse en la independencia de esa Institución para justificar su imposibilidad de intervenir en sus decisiones.

El biólogo, quien lidera el Programa Restauración de Tortugas Marinas (PRETOMA), recordó que desde la creación de INCOPESCA, las organizaciones ambientales han tenido que recurrir en repetidas ocasiones a la Sala Constitucional para obligar a esa entidad a acatar criterios de sostenibilidad y de conservación. Arauz enumeró cinco casos, el primero de ellos data de finales de la década de los años noventa, cuando acudieron a la Sala Constitucional para que prohibiera, como efectivamente lo hizo, la pesca de la tortuga marina verde. Incopesca permitía la pesca de esta especie amparándose en un decreto ejecutivo.

Dado que los peces son vida silvestre, Arauz considera que los pescadores semi industriales dedicados a la pesca de arrastre están extrayendo vida silvestre, razón por la cual una reforma legal de INCOPESCA debe considerar anexar sus funciones al MINAE, para que esa cartera supervise la actividad bajo criterios de sostenibilidad y no de producción, como lo haría el Ministerio de Agricultura.

Para lograr este objetivo, el científico hizo un llamado a los candidatos presidenciales para que incluyan en sus programas de gobierno la reforma de la Institución.

Ciencia, la gran ausente

A la luz del acuerdo de INCOPESCA número AJDIP/474-2017, ratificado el pasado 24 de noviembre y que permitirá otorgar 33 nuevas licencias de pesca de arrastre, Arauz recalcó que esa Institución hace informes que puede escribir "cualquier tipo de científico", pero no ciencia.

El director de PRETOMA reprochó que INCOPESCA reviva la pesca de arrastre sin estudios serios, y repasó el proceso riguroso al que se someten las investigaciones científicas reconocidas internacionalmente, que incluye la revisión de una junta editorial independiente de la metodología, así como un análisis de las conclusiones y de su congruencia o ausencia de ella al contraponerlas con los resultados de la investigación.

Con él coincidieron el director del Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología (CIMAR), Ingo Wehrtmann y el gerente de Ciencias de Marviva, Erick Ross. Los tres investigadores criticaron que INCOPESCA, contrario a lo establecido por la Sala Constitucional en el 2013 al prohibir la pesca de arrastre y condicionarla a estudios científicos, decida sin estudios de biomasa para estimar, entre otros factores cuánto camarón hay en las zonas donde se permitirá su pesca, cuánto se puede extraer y cuántas licencias son necesarias para ello.

"No hay estudios sobre el impacto que tiene esta pesca sobre el fondo del mar. Tampoco se sabe cuánto dura la recuperación del fondo de esta área. No hay estudios ni aquí ni en Centroamérica, solamente en zonas templadas no comparables con Costa Rica. Hay una gama de investigación pendiente, más allá de la parte técnica", puntualizó Wehrtmann.