No hay conexión a internet 
Gira el telefono para mejorar navegación
    • VozYVoto.org
    • DataBaseAR.com

Bancrédito advierte a deudores: no hará arreglos de pago y será estricto en cobros

​Quienes incumplan o se retrasen en pagos podrían tener consecuencias de tipo legal y afectaciones en el récord crediticio

El interventor del Banco Crédito Agrícola de Cartago (Bancrédito), Marco Hernández, advirtió la tarde de este jueves que no habrá arreglos de pago ni prórrogas con los deudores que posee esa entidad financiera, en un recordatorio que llama al cumplimiento de las obligaciones crediticias.

Hernández se mostró enfático en que el proceso de intervención "será estrcito en la aplicación de los cobros respectivos", por lo que en caso de incumplimientos y atrasos se aplicarán consecuencias de tipo legal así como afectaciones en el récord llevado por el Centro de Información Crediticia (CIC).

El funcionario, quien asumió su cargo el 2 de enero anterior, descartó que la institución reporte incremento alguno en la cantidad de morosos, rechazando que el llamado emitido este jueves tenga que ver con dicho comportamiento.

AmeliaRueda.com intentó conocer si hay algún tipo de variación en la cifra, sin embargo, Hernández dijo que por ahora los datos no han sido analizados y agregó que la cifra total será revelada hasta finales de enero o inicios de febrero, cuando se publique el primer informe de la intervención.

Bancrédito registró en mayo del año anterior un saldo de endeudamiento que ascendía los ¢483 millones, según datos divulgados por la Superintendencia General de Entidades Financieras (SUGEF).

El Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (CONASSIF) acordó en la sesión 1385-2017 del 22 de diciembre una intervención de seis meses al Bancrédito, luego de que sus indicadores mostraran números rojos en noviembre pasado.

De mayo del 2017 a diciembre de ese año, la entidad pública perdió un 37 por ciento de su patrimonio.

La intervención incluye la búsqueda de acciones para recuperar los recursos hasta ahora perdidos, además de dirigir gestiones judiciales para dotar de insumos al banco con el objetivo de recobrar bienes a través del debido proceso.

Hernández, funcionario de la Superintendencia, fue elegido como interventor titular por el supervisor del sistema financiero, en compañía del alterno Johanni Portilla. Ellos tienen a su cargo la administración del ente para proteger y tutelar los intereses públicos durante los próximos seis meses.

Actualmente, la institución financiera dispone de una cartera de ¢36 mil millones.

En el 2016 Bancrédito comenzó a mostrar una problemática en sus finanzas, esto después de que sus utilidades se redujeran un tercio en comparación con el 2015 y, como consecuencia, la SUGEF solicitó a inicios del 2017 que a las mismas se les diera una reinversión. El 20 de abril se comenzó a hacer tangible la afectación que sufría el banco con el cierre de 6 sucursales y el despido de 33 empleados.

Entre el 28 de abril y el 19 de mayo otras 6 agencias también cerraron sus puertas. Siete días más tarde, el 26 de mayo, Bancrédito anunció la suspensión de actividades de intermediación financiera, entre ellas la captación de dinero y colocación de préstamos. Para el 14 de julio, la institución cerró todas sus sucursales, pero sus funcionarios trabajaron -exceptuando los elementales- hasta el 28 del mismo mes.

Esta última fecha era el día máximo también que tenían los clientes del banco para retirar su dinero.