Italia recupera cuadro de Picasso valorado en $16 millones

investigación​Obra estaba en manos de anciano quien asegura que la recibió en 1978

La policía italiana recuperó un cuadro de Pablo Picasso valorado en $16 millones y una estatua de la época romana, que estaban a punto de ser exportados ilegalmente, indicaron este viernes fuentes del comando especializado en obras de arte.

El cuadro fue presentado como una obra de 1912 correspondiente al período cubista del pintor español. Según la misma fuente, el lienzo, con el título "Violon et bouteille de Bass", de 54 por 45 centímetros, tiene una historia particular.

La pintura fue puesta en venta recientemente por un jubilado a un precio de 1,6 millones de dólares, una cifra mucho menor de su valor comercial, después de que descubrió a través de la casa de subastas Sotheby's que tenía entre manos un auténtico Picasso.

El anciano contó que recibió el cuadro en 1978 como gesto de agradecimiento de un cliente a quien le reparó gratuitamente un marco con la fotografía de la esposa recién fallecida.

"El artesano la conservó por 36 años, sin mayor precaución hasta que descubrió por casualidad que se le atribuía a Picasso", sostiene el comunicado de la policía especializada en patrimonio cultural y artístico.

El cuadro se encuentra bajo secuestro hasta que las autoridades comprueben si la historia es auténtica.

Los exámenes técnicos establecieron que la obra figura en el catálogo Zervos, edición 1961, conocido catálogo especializado en arte del siglo XX, entre ellos de Picasso.

Reconocido como uno de los grandes artistas del siglo XX, las obras de Picasso han sido objeto de numerosos robos.

Según el general Mariano Mossa, el óleo tiene "una excepcional relevancia artística" y en 1978 pertenecía a un coleccionista privado.

La estatua romana, por su parte, es del siglo II o III y su valor se estima en ocho millones de euros, según la prensa italiana.

La estatua es muy peculiar tanto por su forma como por su estado de conservación. Dos estatuas similares pueden admirarse en el Museo Británico de Londres y en el Museo del Vaticano.