Joven mexicano llega al país en peregrinaje que honra a los 43 estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa

viaje​Salió de Chiapas en noviembre y concluirá su recorrido en Panamá

El pasado 26 de noviembre, Vicente Vázquez, un joven mexicano de 24 años, decidió salir de su casa en Chiapas, con cero pesos, una maleta con poca ropa y una camisa de México con el mensaje: "43 gritos de justicia corriendo en un corazón (Ayotzinapa)".

Fue así como este joven estudiante de la Universidad Autónoma de México (UNAM) emprendió un peregrinaje hacia los países del sur de México con la idea de concientizar sobre los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, Guerrero, en setiembre del año anterior.

Vázquez salió de su casa caminando y a Guatemala llegó de "aventón en aventón". También hubo momentos en que recorrió a pie hasta 40 kilómetros por día, algo que no le representó problema, pues además es atleta.

En Guatemala, un grupo de estudiantes universitarios le ayudaron a emprender su viaje a El Salvador, luego llegó a Nicaragua y desde el pasado 24 de febrero está en Costa Rica.

"Estoy buscando que grupos de estudiantes, que organizaciones y que toda la gente en general se pronuncié en contra de estas cosas que ocurren en mi país"., dijo Vázquez.

"Cuando yo salí no tenía nada planeado, cuando salí con la maleta y aventón", expresó Vicente.

Aún no sabe hasta cuando estará en Costa Rica, pero asegura que gracias a ayudas ya tiene el dinero para comprar el boleto de viaje a Panamá y seguir su recorrido hacia los demás países del sur.

Este miércoles Vázquez dará una charla en la Universidad de Costa Rica (UCR) llamada "Ayotnizapa somos todos". La charla la dará a las 2 p.m. en la sala 1 de la biblioteca Carlos Monge Alfaro.

Durante el martes estuvo en la Asamblea Legislativa, donde pudo conversar con diputados que le dieron su apoyo.

Los 43 jóvenes, que estudiaban en la comunidad rural de Ayotzinapa (estado de Guerrero), desaparecieron la noche del 26 de septiembre pasado tras ser atacados a tiros en la cercana ciudad de Iguala por policías locales y sicarios.

Las autoridades sostienen que el entonces alcalde de Iguala, José Luis Abarca, dio la orden a su policía de atacar a los jóvenes.

Al menos 98 personas han sido detenidas por este caso, incluidos decenas de policías, sicarios y políticos.