"La tripulación no tenía un plan para abandonar el bote", relata sobreviviente a ferry incendiado en mar Adriático

rescate​Víctimas ascienden a diez, aunque se teme de más desaparecidos debido a diferencias en la listas de pasajeros

"La tripulación no tenía un plan para abandonar el bote". Con estas palabras resumió la emergencia vivida uno de los sobrevivientes al incendio del ferry Norman Atlantic en las aguas del Mar Adriático este domingo, y cuyas labores de rescate concluyeron este lunes

Según el testimonio del pasajero del ferry, al momento de la emergencia el bote salvavidas que iban a utilizar no abrió y tuvieron que "ingeniárselas" para hacerlo funcionar. Dijo que vio cómo cayó al mar al menos una decena de personas de las cuales no supo más.

El último balance de víctimas mortales este lunes era de diez, pese a que previamente se había anunciado que se trataba de siete personas.

En total, 427 personas, incluidos 56 tripulantes, fueron evacuados y se encuentran sanos y salvos, informó el lunes el ministro de Transportes italiano, Maurizio Lupi, en una conferencia de prensa.

El número de 435 personas a bordo suscita dudas ya que faltan 43 con respecto a lo indicado en el rol. Lupi instó, sin embargo, a tomar con prudencia la lista del barco.

"Vi morir a mi marido"

En Bari, una de las pasajeras se mostró muy crítica con la tripulación del transbordador. Contactada por el canal italiano SKYTG24, denunció la evidente falta de preparación de la tripulación y lamentó que resultara imposible echar los botes al agua. "Tan solo se pudo echar uno al agua", afirmó.

Fotis Tsantakidis, conductor de camión, contó al diario griego Ethnos que se despertó a causa de un intenso olor a quemado. "Salí corriendo. Buscaba un chaleco salvavidas, pero no encontré ninguno", explicó, agregando que había podido embarcarse en el "Spirit of Piraeus" a pesar del fuerte oleaje que dificultaba la maniobra.

"Un italiano cayó al agua en ese momento, pero afortunadamente llevaba un chaleco salvavidas", contó.

Un pasajero griego no tuvo esa suerte. Tras caer al agua junto con su mujer, permaneció cuatro horas en el mar al lado de su esposa, que contó su calvario a la agencia italiana Ansa.

"Vi morir a mi marido. Intenté salvarlo, pero no lo conseguí", explicó desde el hospital de Lecce (sureste de Italia) adonde fue trasladada tras su rescate.